La policía centra en Gijón la búsqueda de la joven avilesina desparecida la madrugada de ayer

Una treintena de personas participó en la batida popular que partió anoche de La Merced. / MARIETA
Una treintena de personas participó en la batida popular que partió anoche de La Merced. / MARIETA

Natalia Ramos, de 13 años, alumna del Santo Ángel y jugadora del Avilés Sur de baloncesto, fue vista cuando pedía trabajo en una sidrería

J. F. GALÁN AVILÉS.

La Policía centra en Gijón la búsqueda de Natalia Ramos, donde habría sido identificada cuando pedía trabajo en una sidrería. La joven, de 13 años y vecina del Pozón, desapareció la madrugada del viernes, y todo indica que se escapó voluntariamente de su domicilio. El jueves por la noche «se fue a la cama como todos los días y, cuando nos levantamos, sobre las seis de la madrugada, no estaba en casa. Desde entonces no sabemos nada de ella. Nunca había hecho nada parecido», manifestó a este periódico su desconsolada tía. La menor vive con ella y con sus dos hijas, por tanto sus primas, desde hace seis años, cuando se quedó huérfana de madre.

Natalia es de complexión delgada, mide 1,70 metros, tiene el pelo corto y viste camiseta verde, pantalón azul corto y zapatillas negras. Estudia en el Colegio Salesianos Santo Ángel y desde hace dos años juega en el equipo infantil del club de baloncesto Avilés Sur, de Llaranes.

La familia interpuso ayer la correspondiente denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional, que inmediatamente inició la búsqueda. En un principio se trabaja sobre la hipótesis de que se trata de una fuga voluntaria que se habría producido tras una discusión en el seno familiar. Con todo, al tratarse de una menor, que legalmente no puede abandonar su casa sin el consentimiento expreso de sus progenitores o de quienes ejercen la patria potestad, se ha activado el protocolo de actuación pertinente para los casos de desaparición de menores.

Así, su foto ha sido distribuida entre las patrullas de los distintos cuerpos policiales, que además de intensificar su presencia en las zonas donde presumiblemente podría hallarse también se han puesto en contacto con su entorno cercano en busca de cualquier información que pueda orientarles hacia su posible paradero. De igual forma la policía ha indagado en estaciones de tren y de autobuses ante la posibilidad de que haya utilizado algún medio de transporte público para moverse por la ciudad o alejarse de ella.

La familia ha distribuido varias fotografías de la joven a través de las redes sociales solicitando a cualquier persona que la vea o que pueda tener el menor indicio de su paradero que contacte inmediatamente con la policía o con la propia familia.

El Avilés Sur también se ha movilizado a través de las redes sociales. «Natalia es una chica completamente normal, dicharachera y buena compañera. Que nosotros sepamos no tenía ningún problema, no entendemos que le ha podido pasar por la cabeza para marcharse así de casa. Estamos convencidos de que solo se trata de una chiquillada y de que no tardará en regresar», asegura un portavoz del club. Algunos de sus miembros así como de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del Colegio Santo Ángel, amigos y voluntarios, realizaron anoche una batida por Avilés que resultó infructuosa.

Según refleja el último informe de desaparecidos publicado por el Ministerio del Interior, en 2017 se denunciaron en España 33.467 desapariciones de menores, cifra que incluye a fugados de centros de acogida. 2.273 se mantenían activas a 31 de diciembre, de las cuales doce se calificaban como de alto riesgo

Natalia es de complexión delgada, mide 1,70 metros, tiene el pelo corto y viste camiseta verde, pantalón azul corto y zapatillas negras. Estudia en el Colegio Salesianos Santo Ángel y desde hace dos años juega en el equipo infantil del club de baloncesto Avilés Sur, de Llaranes.

La familia interpuso ayer la correspondiente denuncia en la Comisaría de la Policía Nacional, que inmediatamente inició la búsqueda. En un principio se trabaja sobre la hipótesis de que se trata de una fuga voluntaria que se habría producido tras una discusión en el seno familiar. Con todo, al tratarse de una menor, que legalmente no puede abandonar su casa sin el consentimiento expreso de sus progenitores o de quienes ejercen la patria potestad, se ha activado el protocolo de actuación pertinente para los casos de desaparición de menores.

Así, su foto ha sido distribuida entre las patrullas de los distintos cuerpos policiales, que además de intensificar su presencia en las zonas donde presumiblemente podría hallarse también se han puesto en contacto con su entorno cercano en busca de cualquier información que pueda orientarles hacia su posible paradero. De igual forma la policía ha indagado en estaciones de tren y de autobuses ante la posibilidad de que haya utilizado algún medio de transporte público para moverse por la ciudad o alejarse de ella.

La familia ha distribuido varias fotografías de la joven a través de las redes sociales solicitando a cualquier persona que la vea o que pueda tener el menor indicio de su paradero que contacte inmediatamente con la policía o con la propia familia.

El Avilés Sur también se ha movilizado a través de las redes sociales. «Natalia es una chica completamente normal, dicharachera y buena compañera. Que nosotros sepamos no tenía ningún problema, no entendemos que le ha podido pasar por la cabeza para marcharse así de casa. Estamos convencidos de que solo se trata de una chiquillada y de que no tardará en regresar», asegura un portavoz del club. Algunos de sus miembros así como de la Asociación de Madres y Padres de Alumnos del Colegio Santo Ángel, amigos y voluntarios iniciaron la búsqueda a nivel particular y convocaron una batida que salió a las once de la noche de la plaza de La Merced y en la que participaron unas treinta personas.

Según refleja el último informe de desaparecidos publicado por el Ministerio del Interior, en 2017 se denunciaron en España 33.467 desapariciones de menores, cifra que incluye a fugados de centros de acogida. 2.273 se mantenían activas a 31 de diciembre, de las cuales doce se calificaban como de alto riesgo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos