Una detención por el incendio de la casa de los García Pola, en La Magdalena

La casa de los García-Pola, vallada tras el fuego / MARIETA
La casa de los García-Pola, vallada tras el fuego / MARIETA

El fuego devoró el tejado y el bajo cubierta del inmueble ubicado en la avenida de La Grandiella el pasado martes día 13

C. R.AVILÉS.

La Policía Nacional ha detenido a una persona por el incendio que el pasado martes día 13 calcinó el tejado y el bajo cubierta de la 'casa de los García Pola', un inmueble indiano abandonado en el número 2 de la avenida de La Grandiella, según han confirmado a este periódico fuentes del cuerpo.

La vivienda también conocida como 'casa del catecismo' de La Magdalena, el 'chalet de don Emilio' o el 'chalet de don Julián' (el antiguo párroco) es propiedad del Arzobispado de Oviedo y se encontraba abandonado desde hacía años. Los vecinos habían manifestado en reiteradas ocasiones sus protestas porque tanto en este inmueble como en una casa semiderruida que hay enfrente se introducen toxicómanos. Por eso, desde el primer momento se sospechó que la mano del hombre estaba detrás del fuego, aunque se desconocía si había existido intencionalidad.

El incendio, que arrasó la techumbre del inmueble y afectó también a la planta baja y a la primera planta, tardó en sofocarse cerca de una hora y media, aunque los Bomberos continuaron las labores de ventilación, enfriamiento, desescombro y limpieza durante varias horas.

La casa de los García Pola es un edificio catalogado y con protección parcial por su singularidad e interés arquitectónico. Fue propiedad de unos hermanos que emigraron a Cuba en el año 1890 aproximadamente. Dicha familia murió sin descendencia directa y el edificio lo heredaron los familiares que posteriormente entregaron el edificio a la archidiócesis de Oviedo. Del usufructo gozaba la parroquia de La Magdalena, que durante mucho tiempo lo utilizó para la celebración de distintas actividades.

Durante mucho tiempo acogió una guardería, catequesis, reuniones del grupo scout de la parroquia y los ensayos del grupo infantil de baile 'Caxigalines D'Alborada', pero lleva unos diez años sin uso. Una década en la que el edificio se fue deteriorando poco a poco, camino de convertirse en una ruina en una zona de reciente edificación. Tras el incendio, este periódico confirmó la intención del Arzobispado de reparar los daños provocados por el fuego. De hecho, los documentos de la parcela están desde el día siguiente en la archidiócesis de Oviedo, dónde estudian las diferentes opciones y evalúan el coste de la reparación de los daños causados por el fuego.