Detienen en Avilés al ladrón de los Dacia Sandero tras cometer al menos ocho robos

El mes pasado cometió en Gijón cerca de una treintena de delitos idénticos por los que este argelino de 24 años está en libertad con cargos

RUTH ARIAS AVILÉS.

Cayó hace un mes en Gijón y ahora ha vuelto a ocurrir en Avilés, pero nada parece detener a este individuo. En cuanto sale del calabozo vuelve a cometer el mismo tipo de delito en el que está especializado: el robo a un único modelo de vehículo: el Dacia Sandero, un modelo de bajo coste que este individuo, un argelino de apenas veinticuatro años de edad es capaz de abrir en un minuto, casi menos de lo que tarda alguna gente en abrir la puerta de su casa.

Está más que fichado y, de hecho, en Avilés la Policía Nacional diseñó todo un dispositivo especial para detenerle, y con éxito. Son robos de enseres de poco valor en la mayoría de los casos. Abre con destreza los coches y se lleva todo lo que encuentra a mano, desde gafas de sol a herramientas, aparatos electrónicos, navegadores o incluso ropa que los propietarios puedan haber dejado sobre el asiento. En general, se lleva del coche todo aquello que se pueda revender para obtener un beneficio económico, por pequeño que sea.

Se le imputan en Avilés ocho robos, aunque en el último mes constan más, al menos diez, sobre vehículos de esta marca, que parecen ser fáciles de abrir o, al menos, a este ladrón se le dan bien.

El ritmo es similar al que viene manteniendo en los últimos tiempos. En Gijón se le detuvo a mediados de abril por haber cometido supuestamente una veintena de ellos en tres semanas. Pasó por el calabozo y salió en libertad con cargos, pero no se amedrentó y, en la semana siguiente a esa detención asaltó otros cinco vehículos, siempre de la misma marca y el mismo modelo.

Por norma general, este ladrón especializado actúa de noche y fuerza las cerraduras de los turismos tratando de ocultarse en la oscuridad. No obstante, su identidad es más que conocida por los agentes policiales asturianos, sabedores ya de que Gijón no es el único lugar en el que actúa.

Localización en bicicleta

Allí, en la Villa de Jovellanos, peinaba los distintos barrios a bordo de una bicicleta municipal de alquiler. Así localizaba los coches y comprobaba dónde solían aparcar, ya que actúa sobre aquellos que estacionan en la calle, no en garajes. Una vez identificados, volvía luego para cometer los robos. En apenas dos minutos es capaz de abrir el coche, registrar su interior y llevarse todo aquello que le interesa para irse rápidamente del lugar en busca de su siguiente objetivo.

El detenido cuenta con más antecedentes y se encuentra, según fuentes policiales, en situación irregular en España. Aquí, su trayectoria delictiva sigue un ritmo trepidante de pequeños robos, pero muy molestos para sus víctimas.