«Nos dicen que era mejor que nos quedáramos aquí»

Un paciente es atendido en el mostrador. /  MARIETA
Un paciente es atendido en el mostrador. / MARIETA

El centro sociocultural de La Carriona se estrena como consultorio temporal sin extracciones de sangre pero con el aprobado de los pacientes

C. DEL RÍO AVILÉS.

No hubo tiempo ni para tomar un café a media mañana. A pesar de que el traslado temporal del centro de salud de La Carriona estaba planificado y la mayoría del material se había trasladado el fin de semana al centro sociocultural, ayer todavía quedaban algunos flecos que había que dejar resueltos cuanto antes. «Estamos intentando colocar el material lo más rápido posible. Está siendo un poco estresante, la verdad», confirmaba Francisco Escobar, coordinador de Enfermería, quien informó de que ayer, día habitual de extracciones de sangre junto con miércoles y jueves, no se habían dado citas. «Hoy nos estamos dedicando a la atención urgente. Por suerte, no hay muchos pacientes», aseguró.

Menos preparación necesitaron las consultas de la pediatra y la médica de atención primaria. Las camillas y demás aparataje básico estuvo disponible desde primera hora. Lo que todavía quedaba en cajas eran libros y documentos menos urgentes. Sonia González García, vecina de Miranda que ayer acudió a consulta, encontró «todo colocado perfectamente». «Este traslado no es ninguna molestia. Las consultas están perfectas y nosotros tenemos que poner de nuestra parte», argumentó.

A ella la habían avisado del traslado en el propio centro de salud hace dos semanas, pero ayer fueron muchos los que se enteraron sobre la marcha. La celadora y la auxiliar no pararon de atender el teléfono y dar citas previas en las que advirtieron a los pacientes de su nueva ubicación, apenas a unos metros de distancia del centro de salud. Algunos ya lo sabían y otros no, pero sí cogieron alguna curiosa propuesta: «Nos dicen que mejor nos quedamos aquí». Desde luego las primeras impresiones fueron «muy buenas», como la de Sara Varela, vecina de La Peral que acudió con su hija Naia a la pediatra.

«No es ninguna molestia. Las consultas están perfectas», valoraba una paciente

Lo cierto es que ayer el centro sociocultural de La Carriona tuvo un inusual trasiego con la atención médica perfectamente integrada en la planta baja. Miguel Vizarro, de la Asociación de Vecinos La Xunta, entidad que insistió en llevar el consultorio al centro sociocultural en lugar de a La Magdalena, como se barajó en un principio, se felicitaba ayer del resultado. Junto a la conserje Isabel Mayor, observaba satisfecho el primer día de funcionamiento del traslado. «Solo ha habido que reorganizar los talleres matinales, que ahora se imparten en el salón de actos» y, además, «que esté aquí el centro de salud servirá para que más gente conozca este equipamiento. Hay gente que nunca había entrado», valoraba. Puestos a sumar ventajas, Isabel Mayor apuntaba «lo soleadas y calientes» que son las salas que durante los próximos seis meses funcionarán como consultas.