«El patronato tenía complicado controlar a Natalio»

Díaz Rañón, a la izquierda /PABLO LORENZANA
Díaz Rañón, a la izquierda / PABLO LORENZANA

Díaz Rañón cree que tendría que haber sido misión de la presidenta de la Fundación, que era la que tenía un contrato más directo por él | Al exalcalde Rodríguez Vega le «dolió que Natalio no justificara más de 160 facturas»

CRISTINA DEL RÍO

Fernando Díaz Rañón, teniente de alcalde en el Ayuntamiento de Avilés entre 2003 y 2011 y expatrono de la Fundación Centro Niemeyer, ha declarado hoy que «el patronato tenía complicado controlar a Natalio (Grueso)», exdirector general del Centro Niemeyer. En su opinión, debería haber sido misión de la presidenta de la Fundación tanto en virtud de su cargo como por el hecho de manterner una relación más directa con él.

Díaz Rañón, exconcejal de Izquierda Unida, ha afirmado hoy que nunca surgieron dudas acerca de la situación financiera de la fundación puesto que «los presupuestos eran muy sencillos y no eran cuestión de muchos números», especialmente hasta 2008. Esa información era expuesta por el director general y por el secretario de la Fundación, José Luis Rebollo, pero «yo no vi nunca ninguna factura» y tampoco preguntaba normalmente por el coste de los viajes al extranjero. Sí lo hizo en el caso de la visita de Brad Pitt a Avilés y quedó satisfecho con la explicación brindada por Grueso, que le informó de que solo se le pagaban los gastos del viaje.

Nunca tuvo conocimiento de los desfases en las cuentas y repitió que él principalmente era concejal del ayuntamiento. «No era mi cometido el día a día del patronato», afirmó.

En la vista de hoy en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial por el 'caso Niemeyer' también han declarado dos expresidentes de la Autoridad Portuaria, Manuel Docampo y Francisco Menéndez; el que fuera director general de Economía entre 2007 y 2011, Carlos Aparicio, y el exalcalde de Avilés y actual presidente de la Autoridad Portuaria, Santiago Rodríguez Vega, que explicó que el patronato no recurrió en 2012 la revocación de las subvenciones concedidas a la Fundación Centro Niemeyer desde 2007 a 2010 (2,7 millones de euros) antes las escasas garantías de éxito tras la negativa del exdirector Natalio Grueso a justificar más de 160 facturas. «Me dolió especialmente (...), sobre todo cuando lo pusimos en el mapa», ha declarado hoy en el juicio por el 'caso Niemeyer' que se desarrolla en la Sección Tercera de la Audiencia Provicial.

Todos ellos han coincidido en que en los patronatos se brindaba la información económica, pero nunca apreciaron ni fueron informados de desfases o asientos contables. Sí confirmaron los responsables de la Autoridad Portuaria que este organismo no había satisfecho puntualmente su compromiso financiero con la Fundación porque debían elevar antes la propuesta a Puertos del Estados.

Por su parte, el director general de Economía, el primero en declarar, justificó la autorización de un «adelanto de cuenta» por 500.000 euros en febrero de 2011. No supo precisar si se tramitó con una celeridad inusual, pero sí recordó que la petición formulada por la Fundación era superior, de dos millones más. No se concedieron porque tal montante no podía ser cubierta a futuro con la aportación del Principado.

El juicio continuará el próximo 6 de mayo. Hoy no ha dado tiempo a la testifical del representante de Alcucar.