Diversión a chorros de espuma en Divertilandia

El cañón de espuma desató la euforia infantil. / FOTOS: OMAR ANTUÑA
El cañón de espuma desató la euforia infantil. / FOTOS: OMAR ANTUÑA

Un cañón empapó a decenas de niños de corta edad y a los pocos padres que se atrevieron a mezclarse con ellos en la pista de La Exposición | Los hinchables, que fueron plegándose hasta una próxima edición, dieron paso a una fiesta tan sencilla como popular

C. R.AVILÉS.

La tarde de playa encontró ayer el broche perfecto en la pista de La Exposición donde una 'fiesta de la espuma' puso también fin a cuatro días de Divertilandia, el parque infantil de hinchables tan aplaudido por las familias. Bañadores y chanclas fueron el atuendo de las decenas de críos que disfrutaron de una espuma que tan solo unos pocos trataron de evitar en los ojos con gafas de bucear.

Nunca pasarlo tan bien fue tan sencillo. Un único cañón regó un pequeño espacio en el que se concentraron unos niños que, en su mayoría, rondaban los siete años, año arriba, año abajo. Entre ellos se coló también algún adulto como Carolina G. S., «obligada» por las circunstancias. «Mi hija es pequeña (cuatro años) y no me queda otro remedio que mojarme un poquito», aunque a juzgar por su cara el 'esfuerzo' no era tan extremo. Otros como Álvaro Campo lo hicieron por pura diversión: «Soy un niño grande. Solo espero que no me echen de aquí», se reía tras abandonar la 'zona cero' completamente cubierto con una espuma que se encargó de repartir entre su grupo de amigos. Al resto se les veía 'encantados'...

Algunos ya esperaban la fiesta con impaciencia desde primera hora de la tarde. «Hoy no hemos ido a la playa por venir aquí. Ya estuvimos el otro día y hoy repetimos. ¡Les encanta!», explicaba la madre de Sergio Tomás, que seguía de cerca las piruetas del menor entre la espuma recién lanzada.

No hubo, por tanto, mejor cierre para una edición de Divertilandia a la que ha respetado el tiempo. La afluencia ha sido alta a diario y las convocatorias de espuma, un éxito que, sin lugar a dudas, se repetirá.

En la pista de La Exposición, que ayer a última hora de la tarde quedó despejada de hinchables, comenzará ahora el montaje del escenario de la primera verbena de las fiestas de San Agustín. Mañana sábado actuará, a partir de la medianoche, la orquesta 'La Bamba'.