«La editorial es como un coche de Fórmula 1: si no corre, no ganas»

El escritor riosellano Jon Bilbao./LVA
El escritor riosellano Jon Bilbao. / LVA

El autor visita el festival Celsius por primera vez y tuvo ayer por la tarde un encuentro con sus lectores en el auditorio de la Casa de Cultura

M.MARTÍNAVILÉS.

El asturiano Jon Bilbao es autor de novelas y de libros de relatos, faceta en la que destaca. Su obra más reciente se llama 'El silencio y los crujidos', y se trata de una serie de tres novelas cortas con los mismos protagonistas en distintos momentos temporales.

-Acaba de aterrizar en el Celsius, ¿es su primera vez?

-Lo conocía y tenía muchas ganas de venir pero sí, es mi primer año aquí. Me ha llamado mucho la atención el nivel de asistencia y la participación de la asistencia: la gente no se limita a pasear sino que están comprando libros, haciendo unas colas espectaculares para las firmas y llenando los auditorios, y eso me parece maravilloso.

-Ha publicado tres novelas y varios libros de relatos. ¿Cómo saber cuando una historia da para novela o debe quedarse en relato?

-Yo suelo trabajar bastante la preproducción de las historias, antes de sentarme a escribir tengo un proceso muy largo de documentación. De hecho, casi siempre el volumen de las notas excede el de la obra publicada (ríe). Y ahí es cuando ya ves si la historia se va a quedar en las veinte o treinta páginas de un relato o da para una novela. Cuando surge la idea inicial, yo todavía no lo sé. Es durante ese proceso previo de profundizar en la historia cuando veo la riqueza del filón narrativo y decido si da para narrativa breve o narrativa larga.

-Su obra suele desarrollarse en lo cotidiano, pero suele tener también elementos extraños. ¿Se podría considerar fantasía?

-Es algo que nunca me ha preocupado, el definirlo. Si me insistes, yo diría que es una narrativa realista. Al margen de esos incidentes extraños, de esos incidentes que pueden entrar en el campo del género, del terror o de la ciencia ficción, lo que me interesa es el comportamiento de los personajes y sobre todo su psicología. Los elementos anómalos o perturbadores están para crear una atmósfera y, lo más importante, para provocar ciertas reacciones o reflexiones en los personajes que en la vida cotidiana no se darían.

-Suena como a realismo mágico

-Bueno, en el realismo mágico la magia y el realismo conviven. Aquí los elementos fantásticos sólo funcionan como catalizador para llevar a los personajes a un entorno donde habitualmente no están.

-Ha trabajado con editoriales pequeñas, editoriales grandes y editoriales independientes. ¿Dónde se sientes más cómodo?

-He publicado con una editorial pequeña, con una grande y ahora estoy con Impedimenta, que podríamos catalogar como independiente mediana. Creo que ahora es cuando estoy más cómodo. Una editorial pequeña estás bien, pero es como la Fórmula 1: tú puedes ser muy buen piloto, pero si el coche no corre no puedes ganar carreras. Y el coche en este caso lo da la editorial. En las editoriales grandes recibes menos atención, te quedas un poco perdido en el catálogo, no lo echo de menos.

-¿En qué está trabajando?

-Lo último que he hecho, que está muy reciente, es una novela gráfica de ciencia-ficción. Yo he escrito el guion y la parte gráfica la aporta Javier Peinado. Además estoy rematando una nueva colección de cuentos que saldrá, supongo, a comienzos de 2020.