Educación defiende la «rápida» respuesta de los centros ante la difusión de fotos de alumnas

Distintas instituciones colaboran con los centros educativos en el trabajo para favorecer el buen uso de las nuevas tecnologías. / MARIETA
Distintas instituciones colaboran con los centros educativos en el trabajo para favorecer el buen uso de las nuevas tecnologías. / MARIETA

El consejero dice ver con «satisfacción» que se pusiera el caso en manos de la Policía y que se adoptasen medidas correctivas

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El consejero de Educación y Cultura, Genaro Alonso, se refirió ayer por primera vez al problema surgido en varios colegios e institutos de la comarca de Avilés tras la masiva difusión a través de internet, por al menos dos estudiantes, de imágenes íntimas de más de medio centenar de adolescentes. Su consejería avala la decisión adoptada por las directivas de los centros educativos que, como ayer publicó LA VOZ DE AVILÉS, han aplicado a los supuestos culpables la máxima sanción que recoge la normativa regional que regula los derechos y deberes del alumnado.

«He visto con satisfacción que los centros han reaccionado muy rápidamente poniendo estos hechos en manos de la policía y adoptando las medidas correctivas para los alumnos en caso de que resulten responsables identificados», afirmó Genaro Alonso sobre los hechos.

Explicó el consejero que se han seguido los pasos establecidos en el decreto que fue aprobado recientemente con reformas que atañen precisamente a este tipo de delitos, de los que dijo que «realmente nos preocupan». Según indicó, ante situaciones como esta la dirección de los centros educativos en primer lugar esperan la información de la policía una vez denunciados los hechos y actúan «una vez identificados los alumnos causantes o cuando se tenga datos fidedignos de lo ocurrido».

Mantiene el consejero que «existe una gran sensibilidad de los centros con este tema». Prueba de ello, según dijo, es que entre las correcciones y nuevos añadidos en el Decreto 249/2007 que se aprobó a mediados de marzo se incluye expresamente una referencia en su artículo 39 que recoge las conductas gravemente perjudiciales para la convivencia del centro a hechos como los ocurridos la semana pasada en Avilés.

Señala ese artículo en sus letras 'm' y 'n' que son conductas graves «los atentados a la intimidad, la grabación y la difusión por cualquier medio de reproducción de hechos que puedan atentar contra el honor y la intimidad de los miembros de la comunidad educativa» y «la difusión por cualquier medio de imágenes y sonido, realizadas a otras personas de la comunidad educativa sin su consentimiento expreso».

Alonso insistió en que una de las vías que se intensifican en la reforma aprobada este año de la normativa es «la prevención y el uso adecuado de las tecnologías de la comunicación y la adopción de medidas preventivas y también reactivas para el caso de que esto no ocurra, como ha sucedido esta semana con la difusión masiva de fotos inadecuadas sin permiso de las personas afectadas».

En los centros educativos no solo se está actuando en estos días desde que se destapó el caso contra los supuestos autores de esta publicación en la red de imágenes de adolescentes, la mayoría con edades de entre trece y dieciséis años y en algunos casos desnudas, sino que también se está prestando apoyo a las familias de las afectadas y a las propias chicas que aparecían en las fotografías. A ello se suma una intensa labor pedagógica en las aulas para insistir en algo que preocupa mucho al profesorado, el uso de las nuevas tecnologías de manera correcta en una edad de madurez temprana.

Según parece, la mayor parte de las imágenes que circularon en las 55 carpetas para las que se facilitaba un enlace que permitía abrirlas habían sido hechas por las adolescentes en su ámbito privado para difundir entre sus amigos y fue en donde se quedaron inicialmente; pero este fin de semana pasaban a ser de dominio público y circulaban de móvil a móvil entre los adolescentes y jóvenes avilesinos. Lo hicieron al menos durante dos días y solo cuando este periódico sacó a la luz pública lo que estaba sucediendo comenzaron a borrarse ante el temor por lo que pudiera acarrearles tenerlas.

Más información