Las emisiones causan uno de cada cuatro rechazos en la ITV de Avilés

Un mecánico inspecciona los bajos de un vehículo en la estación de Inspección Técnica de Avilés en Las Arobias. / MARIETA
Un mecánico inspecciona los bajos de un vehículo en la estación de Inspección Técnica de Avilés en Las Arobias. / MARIETA

El número de vehículos que acudió a la estación se redujo un 3,7% en 2018, pese a que los industriales aumentaron un 2%

J. F. GALÁN

Uno de cada tres vehículos sometidos el año pasado a inspección técnica en la única estación de Avilés no la superaron a la primera, y la causa mayoritaria fueron un vez más el exceso de emisiones contaminantes, defecto que ocasionó uno de cada cuatro rechazos. El segundo apartado en el que más deficiencias graves o muy graves se detectaron es el de alumbrado y señalización seguido de ejes, ruedas, neumáticos y suspensión. El número de vehículos que realizaron su primera inspección descendió un 3,7%, y las inspecciones totales un 2%.

Por el contrario, las de vehículos industriales aumentaron un 2% con relación al año anterior. También creció el tiempo de espera media transcurrido desde el momento de solicitar cita y la fecha de inspección. Se situó en veintiocho días, y en algunos momentos puntuales llegó a 45. ITVASA, el organismo público, dependiente del Principado, que gestiona las nueve estaciones de ITV que hay en Asturias y las tres móviles, atribuye la demora a los cambios establecidos en la normativa, «que ha provocado el aumento lógico en el tiempo de inspección», y a las «restricciones impuestas por el Gobierno Central y debidas a la prohibición de contratación de nuevo personal y de aumentar la masa salarial en el sector público». En ese sentido, puntualiza que los vehículos ligeros que acuden con cita previa completan la inspección en menos de una hora, a contar desde que se emite el recibo en la oficina.

ITVASA incide en que «las necesidades de incrementar las capacidad siguen vigentes, teniendo en cuenta el parque de vehículos asturiano», así como en «el aumento de actividades destinadas a supervisión del servicio y de formación para la adaptación a los cambios, actividades que absorben recursos ya escasos».

De los 54.081 vehículos que se sometieron a inspección el año pasado en la estación de Avilés 18.366, el 33,96%, no la superaron al primer intento, y 1.614 tampoco en el segundo. El mayor porcentaje de rechazo se concentra en las furgonetas, el 42,47%, seguido de los camiones (41,63%), los remolques (38%) y los turismos (33,1%). En el otro extremo se sitúan las ambulancias y los taxis, con un porcentaje de rechazo del 13,53%. En los vehículos a motor con menos de cuatro ruedas, incluyendo a los cuadriciclos, el porcentaje de rechazo es del 22,43%

Según ITVASA, las nuevas pruebas introducidas el año pasado, como el sistema de diagnóstico a bordo de emisiones, «no ha incrementado el tanto por ciento de rechazo», si bien puntualiza que la normativa no entró en vigor hasta septiembre y que solo afecta a una pequeña parte del parque automovilístico asturiano. En concreto, a los vehículos con la categoría de emisiones euro cinco, seis y siete, un 8% del parque asturiano «debido a su antigüedad».

El porcentaje de rechazo por emisiones contaminantes se disparó a partir de julio de 2016 como consecuencia de la entrada en vigor de los acuerdos alcanzados en el protocolo de Kioto, que impuso a los países firmantes, entre ellos España, normas más restrictivas y personalizadas para las distintas marcas y modelos. Si en 2015 el exceso de emisiones apenas estaba detrás del veinte por ciento de los informes desfavorables, en 2016 se disparó hasta el 26,87%, y lejos de disminuir el año pasado se elevó al 27,29%. Según los datos facilitados por ITVASA el porcentaje se redujo 24,04%.

La estación de Avilés, como el resto de las de Asturias, realizó el proceso necesario para adaptar sus instalaciones y procedimientos a la nueva normativa y llevó a cabo las obras necesarias para aislar la vía exclusiva de vehículos pesados. El año pasado pasaron por ella 1.821 camiones y 77 autobuses, de los cuales 758 y 29, respectivamente, obtuvieron resultado desfavorable

Además de controles más exhaustivos de las emisiones contaminantes, durante la inspección se accede a la centralita del vehículo mediante un sistema de lectura de diagnosis para examinar el funcionamiento de sistemas de seguridad electrónicos controlar las emisiones contaminantes -hasta entonces sólo se hacía a través del escape- y detectar posibles modificaciones del 'cerebro' del vehículo vía software dirigidas, por ejemplo, a aumentar su potencia u ocultar trampas .

Cuentakilómetros

Otro aspecto relevante es que se han introducido más controles sobre el cuentakilómetros. Entre otros aspectos las estaciones de ITV comunican las lecturas al registro de vehículos, de carácter público, de la Dirección General de Tráfico con el fin de facilitar la detección de posibles manipulaciones con el fin de incrementar su valor de venta en el mercado de segunda mano. También se comprueba el seguro obligatorio. Aunque las estaciones tienen acceso a las bases de datos de Tráfico, se recomienda llevar el recibo para, ante un supuesto fallo informático, poder demostrar que está en vigor. En caso contrario el vehículo no podrá ser sometido a inspección.

Si la primera revisión concluye con informe desfavorable se podrá realizar la segunda y posteriores en una estación diferente. No solo de la red de ITVASA, que ya contemplaba esta opción con anterioridad a la entrada en vigor de la nueva normativa, sino de cualquier comunidad autónoma. La revisión se puede realizar hasta un mes antes de la fecha de vencimiento sin modificar el plazo para la siguiente, es decir, se mantendrá la fecha de la siguiente inspección sin tener en cuenta el adelanto.

Otro aspecto incluido en la nueva normativa es que en una segunda inspección, por rechazo de la primera, se debe aportar factura de la reparación emitida por el taller que la haya realizado.

Más

Temas

Avilés
 

Fotos

Vídeos