La Escuela de Arte nota el 'efecto llamada' del nuevo edificio en un gran crecimiento de la matrícula

La escuela cuenta con nuevos y modernos laboratorios. / MARIETA
La escuela cuenta con nuevos y modernos laboratorios. / MARIETA

Las solicitudes para el grado de Diseño doblan el número de plazas, y las de Restauración también crecen con respecto a los años anteriores

C. DEL RÍOAVILÉS.

El nuevo edificio de la Escuela Superior de Arte del Principado en Avilés ha ejercido un efecto imán sobre las enseñanzas artísticas superiores de Conservación y Restauración de Bienes Culturales, la única rama que de momento se imparte allí. Catorce estudiantes han presentado la solicitud a la prueba de acceso que se realizarán el 11 de septiembre con vistas a la matrícula de primer curso. Solo han quedado seis vacantes. Son, ciertamente, estudios minoritarios, pero en la escuela observan un leve aumento de la demanda que asocian con el atractivo de las nuevas instalaciones, a pesar de que aún están sin resolver asuntos como los accesos peatonales.

Para lo que no tienen una explicación tan clara es para la alta respuesta a los estudios de Diseño Gráfico y de Producto, que ha registrado 88 solicitudes para cuarenta plazas. Las pruebas de acceso tuvieron lugar a finales de junio y el viernes finalizó el plazo de matrícula de primer curso. Se trata del segundo año que mayor número de solicitudes se han presentado tras las noventa del curso en el que los estudios se convirtieron en grado.

Esta es la actualidad y única realidad de la Escuela de Arte, en la que no se ha vuelto a saber nada más de los estudios de posgrado y máster anunciados por el consejero de Cultura en funciones, Genaro Alonso, en su visita en mayo al nuevo edificio de la Escuela de Arte del Principado.

El curso ha terminado con tan solo los alumnos de Conservación y Restauración instalados. Una vez se lleve a cabo la ampliación de un edificio anexo a la fachada norte de 1.900 metros cuadrados, prevista en la segunda fase, se incorporarán los del grado de Diseño que continúan en el palacio de Camposagrado. «El compromiso de la consejería es elaborar el proyecto a lo largo de este 2019 y que las obras de ejecución se lleven a cabo en 2020, completando así una de las mejores escuelas de arte del país», aseguró el consejero en esa visita del mes de mayo junto a la alcaldes Mariví Monteserín.

Las elecciones del mes de mayo y la reciente constitución de gobierno, que aún no ha nombrado a los nuevos consejeros, mantienen paralizado todos los anuncios y proyectos. No solo en materia educativa sino de infraestructuras.

El cierre y los accesos

Algunos de los aspectos que faltan por concretar son la elaboración de un cierre perimetral de seguridad alrededor del nuevo edificio, y la mejora de los accesos a la escuela, que dependen de directamente de la consejería de Fomento.

La escuela son 2.860 metros cuadrados. Además de diez talleres, cuenta con dos nuevos laboratorios de ciencias aplicadas, donde los alumnos y profesores realizan análisis de algunos documentos y archivos más valiosos de la comarca. Tiene un estudio fotográfico, salas de informática y de descanso y diversas aulas.