La valoración de las discapacidades se hace en Avilés con una espera de veinte meses

La valoración de las discapacidades se hace en Avilés con una espera de veinte meses
El centro de valoración de discapacidades de la calle de La Ferrería. / MARIETA

El centro de la calle de La Ferrería acumula una lista de 317 personas, muy superior a la de Gijón, que atiende al triple de población

RUTH ARIAS AVILÉS.

Aquellas personas que necesitan que se les valore un grado de discapacidad tienen que esperar en la comarca una media de veinte meses si tienen que pasar por el trabajador social. El plazo en Avilés es el más alto de los tres centros del Principado, superior tanto al de Oviedo como al de Gijón, que es el que tiene un mejor ritmo y es capaz de atender a la población en unos tiempos más razonables.

En Avilés se cuenta únicamente con un equipo de valoración para una población de unos 150.000 habitantes, correspondiente al área sanitaria, que engloba desde Cudillero hasta Gozón. Por contra, tanto Oviedo como Gijón atienden a poblaciones mayores, de en torno a 450.000 personas y cuentan con tres equipos cada uno, aunque reforzados con una trabajadora social en el caso de la capital y un médico y una trabajadora social en el caso de la villa de Jovellanos.

La situación en Avilés era más crítica hace un año, y el Principado optó por contratar a un médico mediante la modalidad de acúmulo de tareas, que desde principios de año forma equipo con un psicólogo. Ahora la consejería de Servicios y Derechos Sociales ha solicitado otro refuerzo, en este caso de un trabajador social, de modo que se podría conformar un segundo equipo completo.

Las nuevas contrataciones han permitido bajar algo el tiempo de espera, pero eso no ha sido suficiente para igualarse a los otros dos centros asturianos, y el de Avilés sigue siendo el más lento de Asturias, según reconoce la propia consejera, Pilar Varela, en una respuesta por escrito a una pregunta de la diputada de Izquierda Unida Marta Pulgar en la Junta General del Principado.

De hecho, en Gijón ha aumentado el tiempo de espera debido a que desde allí se está apoyando al centro avilesino, lo que ha hecho incrementarse la demora media en dos meses más de lo habitual, pasado de cuatro meses a seis. «Desde el mes de noviembre no se asumen nuevas valoraciones a más de las personas que ya habían sido derivadas», señala el Principado. Es decir, que en los próximos meses lo más probable es que, si no se producen nuevas contrataciones, la distancia entre ambos centros vuelva a incrementarse y la espera en Avilés se amplíe mientras se reduce al mismo tiempo en Gijón.

En Avilés los plazos son diferentes dependiendo de que profesionales se requieran. Si el usuario necesita ser valorado por un médico y un trabajador social, la demora es la más elevada y alcanza los veinte meses. Si, en cambio, se requiere un médico y un psicólogo, el plazo baja a seis meses, cuando hace un año era de doce, mientras que si se necesita únicamente la valoración de un psicólogo, el tiempo que hay que esperar ronda los cinco meses, siete menos que hace un año.

Cabe destacar, no obstante, que algunos profesionales de otras áreas no tienen lista de espera, caso de los psicólogos y los trabajadores sociales de Oviedo, aunque el médico los médicos cuentan con una lista de espera de dieciocho meses, similar a la de Avilés. Ambos centros han sufrido el mismo problema: una incapacidad laboral de sus directoras. La primera baja ocurrió en Avilés, y durante un tiempo la dirección de Oviedo prestó apoyo a la avilesina, pero luego la directora ovetense también se quedó de baja. Para entonces ya se había contratado a otra persona en Avilés, que hizo lo propio y estuvo apoyando a Oviedo hasta la reincorporación de esta profesional.

Curiosamente, y pese a que hay mucha diferencia entre el volumen de población atendida en los tres centros, ya que Avilés solo asume a los usuarios del Área Sanitaria III mientras que los centros de Oviedo y Gijón atienden también a pacientes de otras áreas, el número de solicitantes por cada equipo es muy superior en Avilés y Oviedo con relación a Gijón. Allí hay 1.064 solicitudes de media, mientras que en Oviedo ascienden a 1.827 y en Avilés se llega a las 1.984.

317 pacientes en lista

La lista de espera acumulada desde el año 2017 es de 317 personas en Avilés, 432 en Oviedo y 215 en Gijón, datos que indican claramente la sobrecarga de los equipos de la ciudad.

La consejería señala, no obstante, que hay determinado tipo de usuarios que no deben soportar estos plazos por tratarse de casos que el Principado considera prioritarios. En este grupo se encuentra, por ejemplo, los menores de 18 años de edad, así como los solicitantes de pensión no contributiva o prestaciones por hijos a cargo. Igualmente se consideran más urgentes aquellas solicitudes que provienen de personas en situación de «extrema gravedad», como ocurre en caso de estados avanzados de neoplasias o pacientes que precisan de un recurso residencial, así como aquellos que tienen un procedimiento abierto, sea judicial o administrativo, relativo a violencia de género que pueda verse afectado por el grado de discapacidad, las solicitudes de subvenciones sometidas a plazos o los solicitantes de tarjeta de estacionamiento de vehículos que transporten a personas con movilidad reducida.

Izquierda Unida denuncia que estos retrasos suponen «un grave perjuicio para las personas afectadas», aquellas que están a la espera de la emisión de un resolución de valoración del grado de discapacidad, necesario para solicitar determinadas ayudas sociales, acceder a empleos que cuentan con reserva y otras cuestiones.

El Principado reconoce que la lista de espera para la primera valoración y para las revisiones «fluctúa» dependiendo tanto de los centros como del tipo de profesional necesario. Avilés se lleva la peor parte, porque en Oviedo se contrató en septiembre a un facultativo, la mayor necesidad, mientras que aquí las contrataciones necesarias para bajar esos plazos aún no se han producido.

 

Fotos

Vídeos