«Con el estándar Passivhaus las casas son más acogedoras»

Iván Duque, ayer en su estudio. / MARIETA
Iván Duque, ayer en su estudio. / MARIETA

El Aula de Cultura de LA VOZ abordará hoy los criterios de construcción bioclimáticos a partir de las 19.30 en el salón de la Cámara de Comercio

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

No se olvida de citar a su socia Alicia Zamora, a la que el arquitecto Iván Duque (Avilés, 1980) debe haber descubierto los secretos de la Passivhaus o construcciones pasivas. Este tipo de construcción bioclimática es el tema de la mesa redonda que hoy organiza el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS en colaboración con la Cámara de Comercio a partir de las 19.30 horas en el salón de actos de la entidad en Camposagrado con entrada libre y gratuita.

-¿Cómo llega a la Passivhaus?

-Alicia Zamora, mi socia, cursó un Máster sobre Medio Ambiente y Arquitectura Bioclimática y así conocí este sistema. Nuestro primer proyecto fue la Casa EntreEncinas, la primera certificada con criterios de bioconstrucción en Asturias y la tercera en España. Luego nos fuimos especializando en este campo.

-Cuando estudiaba arquitectura , ¿pensaba que iba a llegar a aquí?

-No, la verdad. Me cogía muy lejos. En las prácticas que hice no se planteaba. No era algo que me plantease yo tampoco.

-¿Y qué le aporta estas técnicas?

-Es algo que sumas a la manera de trabajar. Como arquitectos, nos gusta ser creativos y ofrecer a los clientes viviendas atractivas, luminosas, acogedoras. Con las técnicas de Passivhaus lo logramos. Por ejemplo, no se utilizan puentes térmicos y eso evita problemas de humedades de otras viviendas.

-Han registrado los datos de EntreEncinas desde el fin de las obras, ¿qué nos enseñan?

-Es una vivienda mucho más saludable, sus habitantes respiran menos dióxido de carbono que en otras viviendas. La humedad relativa se mantiene muy baja y mejora la sensación de confort; y en Asturias es algo muy importante. En una vivienda unifamiliar de 150 metros cuadrados, el gasto de calefacción oscila entre 150 y 200 euros al año.

-¿Al año?

-Perfectamente. En otro tipo de vivienda, lo puedes gastar en un mes.

-Y ahora van ganando terreno.

-Sí. En los últimos cinco años cada vez hay más demanda. Eso también nos facilita acceso a más materiales de construcción.

-¿Qué impresión le transmiten sus clientes?

-Están muy contentos. Requiere un aprendizaje, pero son viviendas muy confortables y lo agradecen.

-¿Aprender, cómo?

-Son detalles. En verano hay que bajar las protecciones solares; en invierno, no abrir las ventanas; no conviene dejar caer la temperatura, aunque es suficiente con mantenerla un poco tiempo todos los días.

-¿Cómo no vas a airear la casa?

-Con los criterios bioclimáticos se airea constantemente, pero evitando la pérdida de calor entre la casa, que está a 20 ó 21 y el exterior que se encuentra a 11 ó 14 grados.

-¿El estilo de sus viviendas responde a un diseño moderno?

-Los criterios bioclimáticos son una técnica para adaptar la vivienda al entorno. A partir de ahí, el estilo es libre. En unas casas somos más modernos, pero en la rehabilitación de La Luz el estilo fue más tradicional. En el estilo trabajas con libertad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos