La exmujer de Natalio Grueso pide aplazar las vistas por un viaje personal

La exmujer de Natalio Grueso pide aplazar las vistas por un viaje personal

Había previsto desplazarse a Japón con su actual marido a finales de julio y alega que el alargamiento del juicio le supone un trastorno «muy importante» y un perjuicio económico «evidente»

EFE

Judit Pereiro, exesposa del exdirector general del centro Niemeyer, Natalio Grueso, ha solicitado a la Audiencia Provincial que se dejen sin efecto las sesiones del juicio por las presuntas irregularidades contables a partir del próximo 25 de julio, para evitar la cancelación de un viaje a Japón, país natal de su actual esposo.

La exesposa de Grueso, que afronta una petición fiscal de dos años y medio de prisión por su presunta complicidad en un delito continuado de malversación, expone en el escrito que contrajo matrimonio el 2 de julio de 2016 y para certificarlo, aporta como prueba documental una copia del Libro de Familia y los billetes de avión a su nombre y al de su marido, el japonés T.T.

Su abogado, Luis Tuero Fernández, suscribe el escrito dirigido al tribunal de la Sección Tercera y relata que el viaje se realiza por motivos «estrictamente familiares», por lo que no tiene una finalidad turística, ni de «mero placer», y, por tanto, su cancelación le supondría a su representada y a su actual marido, que es ajeno a la causa penal, un trastorno «muy importante» y un perjuicio económico «evidente».

Tuero asegura que ni Pereiro, ni los otros cuatro investigados -entre ellos, Grueso- ni sus abogados podían «imaginarse» que el desarrollo de las sesiones del juicio sufriría una dilación temporal «tan sumamente importante» ya que, aunque inicialmente la vista oral iba a concluir en mayo, finalmente se prolongará en principio hasta el 30 de julio.

Ante las previsiones iniciales, Pereiro y su esposo habían reservado el pasado día 2 de marzo un vuelo con destino a Japón, lugar de nacimiento de su actual marido y en el que reside toda su familia directa y donde estaba previsto que permanecieran entre el 25 de julio y el 12 de agosto.

La Sección Tercera celebra, desde el pasado mes de marzo, el juicio por el caso Niemeyer por las presuntas irregularidades durante la etapa de Grueso al frente de la Dirección General del Centro Cultural Niemeyer, en Avilés, relacionadas con la emisión de facturas falsas o manipuladas.

Grueso afronta una petición de once años de cárcel, diez años de inhabilitación y una multa de 24.000 euros por delitos continuados de malversación en concurso medial con falsedad, otro societario y un tercero de insolvencia punible.

El exagente de viajes José María Vigil afronta una petición fiscal de ocho años como presunto cooperador en sendos delitos de estafa y malversación, mientras que la Fiscalía solicita una pena de dos años y tres meses de prisión para el abogado José Luis Rebollo, exsecretario de la Fundación Niemeyer, como presunto cooperador necesario en un delito societario.

El juicio se reanudará el próximo lunes, día 22 de abril, con la declaración del quinto acusado Marc Martí, ex jefe de producción del Centro Niemeyer, quien afronta una petición de un año y medio de prisión por su presunta complicidad en un delito de malversación.

En la sesión del día 22 también está prevista la declaración de la exconsejera de Cultura, entre los años 2003 y 2007, la socialista Ana Rosa Migoya, quien presidió el patronato de la Fundación Niemeyer.