«Me extrañó ver en la sentencia el sello de Asturias y el encabezado de Málaga»

El abogado Marcelino Tamargo, la procesada y la abogada Diana González se dirigen a la sala. /  H. ÁLVAREZ
El abogado Marcelino Tamargo, la procesada y la abogada Diana González se dirigen a la sala. / H. ÁLVAREZ

Prosigue la ronda de declaraciones de testigos en el proceso contra la abogada avilesina en la sección segunda de la Audiencia Provincial

FERNANDO DEL BUSTO OVIEDO.

«Me extrañó cuando vi el sello de Asturias y el encabezado de Málaga». Con este indicio, uno de los testigos que ayer compareció en la sección segunda de la Audiencia de Oviedo descubrió que había recibido una sentencia falsa de Ana María R. F, la abogada avilesina que se enfrenta a penas que suman diez años de cárcel, catorce de inhabilitación profesional, una multa de 67.000 euros e indemnizaciones por valor de 1,3 millones de euros según la petición del fiscal, que la acusa de tres delitos continuados de apropiación indebida, falsedad y deslealtad profesional.

Este testimonio fue uno de los más sorprendentes, desvelando años de inactividad y unos comportamientos llamativos, como cuando fueron a Málaga para reclamar una deuda y ella alquiló un piso, entregándole las llaves como pago de esa deuda. Cuando fue a hacerse cargo de la propiedad, el malentendido casi lleva al testigo al cuartel de la Guardia Civil. La citada sentencia debía avalar la propiedad del inmueble.

No fue el único caso sorprendente. Otra persona aseguro que la abogada le había reclamado una cantidad de 21.000 euros que «exigía el juez para iniciar el proceso», según declaró.

«Nos pidió 21.000 euros, porque sino no comenzaba el juicio», afirma un testigoAlgunas personas no reconocen su firma en los documentos presentadosLa defensa recibió veinticinco advertencias de la presidencia de la sala

Los dieciséis testigos ofrecieron un relato con muchos puntos en común. Es unánime su confianza en la acusada, en algunos casos por relaciones de parentesco. A partir de ahí, iniciaban las actuaciones profesionales que no se hacían sin recibir una explicación lógica a pesar de los intentos.

De forma generalizada los testigos aseguran que no eran informados de lo que firmaban. También hubo personas que no reconocían su firma en los documentos que se exhibían. Los sistemas de pago, entregar el dinero en mano, no se correspondían con los métodos descritos por sus antiguos compañeros.

No es menos cierto que, en estos tres días de declaraciones, se ha visto como algunos testigos habían concedido poderes a la acusada para el desarrollo del pleito y cerrar negociaciones. Ahí se encuentra uno de los temas que deberá debatir el tribunal una vez que concluyan las vistas. ¿Existe una responsabilidad penal de la acusada tras el apoderamiento o, como argumentará su defensa, a cargo de Marcelino Tamargo, la actuación se encontraban en el correcto ejercicio de la abogacía y solo la publicación de sus problemas en LA VOZ DE AVILÉS desató las denuncias?

De momento, el letrado defensor sigue con su estrategia envolvente sobre los testigos, muchos de ellos personados como acusación, buscando contradicciones y que se desdigan en sus versiones. Su línea de defensa le viene generando roces constantes con la presidencia de la sala. Así, ayer Covadonga Vázquez Llorens le llamó la atención en veinticinco ocasiones durante sus intervenciones. Cuando no eran preguntas improcedentes, le censuraba que volviese a plantear temas que ya habían salido o le recriminaba su comportamiento en la sala.

Los testimonios también contradicen las declaraciones iniciales de la abogada. Así, en el primer día de juicio, señaló que un cliente le había prestado 53.000 euros para ayudarla en un momento de dificultades personales. Ayer, comparecía ese cliente y negaba la versión. Su testimonio era que la letrada le reclamó ese dinero para iniciar un proceso judicial donde iba a recuperarlo con un 30% de ganancia. «No le pedimos ningún documento porque confiamos en ella», afirmó, asegurando que nunca le había devuelto el dinero. La vista seguirá hoy en la sección segunda de la Audiencia Provincial con más testigos.

Más

 

Fotos

Vídeos