«Falta tiempo para intervenir en el aula»

Beatriz Fernández Carrera durante el curso que impartió ayer al profesorado del Conservatorio. / MARIETA
Beatriz Fernández Carrera durante el curso que impartió ayer al profesorado del Conservatorio. / MARIETA

Docentes del Julián Orbón participaron ayer en un curso sobre dificultades del aprendizaje

EVA FANJUL AVILÉS.

«Entender cómo funciona el cerebro de un niño con dislexia o con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y cómo se enfrenta al aprendizaje es fundamental para que los profesores puedan intervenir y ayudarlo en el aula», explica la psicóloga especialista en psicoterapia y TDAH, Beatriz Fernández Carrera.

Esta psicóloga impartió ayer el curso 'Trastornos y dificultades del aprendizaje: en qué consisten y cómo intervenir desde el profesorado', para docentes del conservatorio Julián Orbón. Una formación específicamente dirigida a profesores de música que cuentan con un alumnado con dificultades específicas que interfieren tanto en el aprendizaje de las materias como en el desarrollo normal de las clases.

«Depende del tipo de diagnóstico, pero en general, los niños que presentan hiperactividad o impulsividad tienen dificultades para regular su atención, sus emociones y su movimiento por lo que interrumpen las clases, dan respuestas sin planificar, tienen dificultades para memorizar, por lo que hay que tenerlo en cuenta», explica Fernández Carrera.

«El propio sistema limita a los profesores a la hora de intervenir con estos alumnos»

Esa regulación de la que habla la experta depende de varios factores como el desarrollo cerebral y también de otros relacionados con el entorno. «Se puede trabajar y obtener resultados positivos con estos niños pero eso requiere mucha práctica y de dedicación constante», explica la psicóloga.

A los niños con este tipo de dificultades del aprendizaje, como la dislexia, «les va a costar más tiempo entender un enunciado, el tiempo que emplea en traducir las palabras no lo emplea en comprender. Si el profesor se da cuenta de esto y le da una pista para que entienda la instrucción cuenta puede ayudarle a realizar con éxito el ejercicio», comenta.

Fernández Carrera también destaca la importancia de adaptar la forma de evaluar a estos alumnos. «Trabajar en la corrección de los errores o incluso darles la oportunidad de que los corrijan de forma oral, puede beneficiarles mucho», indica.

El gran reto del profesorado surge, según explica esta experta, cuando intentan aplicar las diferentes pautas y adaptaciones metodológicas prescritas para abordar este tipo de casos en el aula. «Muchas veces es el propio sistema educativo el que limita la adecuada intervención con estos alumnos. No siempre se dan esas oportunidades en un aula en el que hay otros niños. Es un sistema limitado para hacer frente a este tipo de problemas, sobre todo porque tiende homogeneizar y no permite otras formas de evaluar», apunta.

 

Fotos

Vídeos