La familia problemática de La Carriona, a juicio hoy acusada de amenazas

La familia problemática de La Carriona, a juicio hoy acusada de amenazas

Un matrimonio y su hijo están en prisión, y ahora su otra hija y su novia se sentarán hoy ante el juez denunciados por una vecina

A. S.AVILÉS.

Los problemas de convivencia generados por una familia de la calle Navarra de La Carriona tendrán su continuidad hoy viernes en un juicio que se celebrará en Avilés por una denuncia de amenazas presentada por una vecina del número 22. En ese inmueble, en concreto en el bajo izquierda, residían hasta hace unos meses los implicados en una agresión a agentes de la Policía que habían acudido tras una llamada vecinal por una fiesta nocturna de varias personas. Ahora, con tres miembros de la familia (marido, mujer y un hijo) en la cárcel de Asturias, es otra hija la que está sembrando el pánico en el vecindario junto a su novio.

Ambos, cuyos nombres responden a las iniciales D. G. G. y D. J. B., acumulan varias demandas por ruidos y amenazas.

Según consta en la denuncia, en la madrugada del 24 de julio los dos citados vecinos del bajo izquierda golpearon con insistencia su puerta, algo que al parecer hacen de forma habitual. Además, este vecino asegura que «aparte de las molestias manifestadas, en otras ocasiones le han amenazado haciéndole el gesto de que le van a cortar el cuello, que le cortan los brazos o que le van a disparar».

El denunciante añadía que por estas molestias tuvo que recibir tratamiento médico y ser asistido en varias ocasiones en el hospital San Agustín por ataques de ansiedad». Sus vecinos confirman el difícil clima de convivencia con la familia que, según aseguran, han denunciado en varias ocasiones a las fuerzas de seguridad y a la alcaldesa de Avilés, sin haber obtenido hasta ahora respuesta.

Pero el miedo a esa familia se extiende prácticamente a toda la calle Navarra de La Carriona, donde nadie quiere hablar. Los episodios de violencia protagonizados por la familia residente en el piso lleva «diez o doce años alterando» de forma grave la convivencia en esta zona del barrio, una calle hasta entonces tranquila en la que la mayoría de los vecinos son mayores, muchos de ellos mujeres que viven solas. El episodio más violento acabó en diciembre de 2018 en un enfrentamiento entre los integrantes de la referida familia y las fuerzas de seguridad.

El resultado fue de cinco detenidos, entre ellos una menor. A parte de enfrentarse a los delitos de resistencia y agresión a la autoridad, uno de ellos sumaba también un quebrantamiento de una orden de alejamiento de una mujer que vive en la misma calle.

Después de ese episodio violento tres miembros de la familia acabaron en prisión, aunque una hija mantiene desde entonces, junto a su novio, el enfrentamiento con sus vecinos.