El Celsius cierra hoy con éxito de público y las ventas en fuerte crecimiento

Dos dependientes conversan con un cliente./
Dos dependientes conversan con un cliente.

«El primer día de este año, el miércoles, vendimos tanto como el viernes del año pasado, que fue uno de los días de mayor afluencia»

MARINA MARTÍNAVILÉS.

El Celsius son charlas, encuentros con autores y talleres literarios, pero no se puede negar que una buena parte del ambiente del festival lo aportan las dieciséis casetas que llenan la plaza de Álvarez de Acebal. En ellas se pueden encontrar los libros de los autores que acuden al festival, artesanía 'friki' o merchandising de la serie de moda. Productos variopintos que encantan a los asistentes del Celsius, que este año están «comprando mucho» en palabras de Diego Rivera. El joven está de dependiente en la caseta que tiene la editorial Héroes de papel. «Es el segundo año que venimos y la verdad es que hay más gente que el año pasado, la cosa va muy bien» afirma. En la caseta se pueden encontrar sobre todo ensayos sobre videojuegos «aunque tenemos también, por ejemplo, un recetario basado también en videojuegos que está pegando fuerte». Y es que, aunque lo más evidente cuando se habla literatura de género sean las novelas, hay muchos formatos por explorar.

La librería Cervantes, que tiene su puesto casi al lado, concuerda con lo de la afluencia de público. «Este año estamos teniendo muy buena acogida» comenta Sara Balsera. Cuándo se le pregunta por lo que están vendiendo más, lo tiene claro: cualquier libro de Brandon Sanderson, «aunque posiblemente ahora vendamos mucho a Joe Abercrombie» ya que «los libros de los autores que vienen al festival siempre son los que más éxito de ventas tienen».

La marca Manlima, de cosplayers y artesanos, comparte caseta con una pequeña editorial independiente. A cargo de ella está Helen Bri, disfrazada a pesar del caluroso día, y con curiosos pidiéndole fotos. «Es el segundo año que traemos caseta y este ha sido mucho mejor que el pasado», concuerda. «El primer día de este año la gente y las ventas ya fueron como el viernes del pasado» comenta contenta. En su parte de la caseta, llena de artesanía, lo que más éxito tiene son los marcapáginas y las plumas. «Es un festival literario y eso tira».

La tienda vizcaína Mano del Friki lleva cinco años teniendo su caseta en el festival. Ellos mismos afirman tener «todo lo que un buen fan pueda soñar» y cumplen lo que prometen: muñecos Funko, bebidas de Pokemon o incluso baberos artesanales con temática de Nintendo son algunas de las curiosidades que se pueden encontrar en su puesto. «Esta edición lo que más lo está petando son las libretas de Doctor Who y cualquier cosa con temática de Stranger Things» cuenta Arantza Sebal. «Los chavales entre doce y diecisiete están locos con la serie», asegura.

Otra de las casetas veteranas es la de El Arcano, una tienda gijonesa de artículos especiales y artesanales, que también lleva ya cinco años viviendo al Avilés. Huevos de dragón o varitas mágicas esperan a ser comprados por los curiosos que por allí pasan. Marilú Casas, al frente de la caseta, coincide en que este año va «mejor que otros, sin duda» pero no sabría decir qué es lo que más gusta de su puesto. «No hay nada que destaque por encima de otras cosas» pues «tenemos clientes fieles que nos conocen de otras ferias y nos compran la novedad, pero también hay otras personas que nos conocen aquí mismo y les encantan las cosas del stock antiguo que tenemos» dice.

Aunque, si hablamos de casetas y éxito, no se puede ignorar la que más gente tiene alrededor a cualquier hora del día: la de libros de segunda mano. Hoy hasta las ocho de la tarde todos quienes dejaron sus libros para vender podrán pasarse a recoger su dinero correspondiente.

En general, y haciendo comparativa respecto al año pasado, casi todos los vendedores coinciden en que el hecho de que no haya coincidido en fechas con la Semana Negra de Gijón ha sido muy positivo.

Más información