Más grupos que nunca en El Muelle

Más grupos que nunca en El Muelle

El festival 'La Mar de Ruido' trae el fin de semana a doce bandas a Avilés

MARINA MARTÍN AVILÉS.

Este año el festival avilesino 'La Mar de Ruido' llega a su XIV edición, y lo celebra trayendo al parque de El Muelle más grupos participantes que nunca. Cuatro formaciones cada noche, a partir de las nueve, llenarán de ambiente los alrededores del centenario quiosco.

El festival durará tres días: el 17, el 18 y el 19 de agosto, tras unos años teniendo que reducirse a dos noches por motivos presupuestarios. El verano pasado ya volvieron a ser tres las jornadas, y este año así se consolida. Además de batir récord de bandas sobre el escenario, destaca la importante presencia avilesina entre ellos, pues las agrupaciones Bisonte, Moonshine XXX, Zona Oscura, Broken Roads y Semilla Negra (banda tributo a Radio Futura) son de la villa. Además de las bandas locales, el plato fuerte lo traen Ramoncín y Barón Rojo durante las noches del viernes y el sábado, respectivamente. Destaca también la presencia de John Coghlan, exbatería y fundador de la mítica banda de rock inglés Status Quo, que dará en Avilés su único concierto en España.

El programa

Viernes:
Ramoncín, Los Vinagres, Semilla Negra y Moonshine XXX. 21 horas.
Sábado:
John Coghlan's 'Quo', Barón Rojo, Santabárbara y Zona Oscura. 21 horas.
Domingo:
Jenny and The Mexicats, Bisonte, Broken Roads y Tejedor. 21 horas.

Su promotor, Béznar Arias, explica que 'La Mar de Ruido' «intenta apostar por figuras que en su día tuvieron gran relevancia en el panorama musical». Prueba de ello son los dos cabezas de cartel, que fueron figuras rock muy destacadas en la década de los ochenta en España. Es el propio Arias quien escoge los grupos que vienen la festival, pero confiesa que «no sé muy bien con qué criterio». Desde que comenzase el festival en 2005, «nunca dispusimos de presupuesto muy sobrado, así que intento escoger antiguos 'números uno' que sigan teniendo tirón».

Además de las dos rockeras cabezas de cartel, el festival propone un poco de todo. Desde actuaciones más setentera como la del grupo Santabárbara, hasta el folk más auténtico tocado por Tejedor. La mejor prueba de esta mezcla son Jenny and the Mexicats, una banda multicultural que une el flamenco, el jazz y la cumbia, entre otros.

Los conciertos comienzan cada día a las nueve, y duran hasta las tres de la mañana. «A las tres dejamos dormir a la gente, pues no traemos DJs ni más música, que cada uno se vaya a su casa o a seguir la fiesta por los bares», explica Arias. Eso sí, los interesados en ver en directo a alguno de los grupos asistentes tendrá que estar pendientes, pues el orden en el que tocan es secreto. «Solamente lo sé yo, no se lo he dicho ni a la concejala de Festejos», sonríe el promotor. «Así la gente se pasa varias veces, si vienen y ven que lo que hay no les gusta vuelven al cabo de un rato», justifica. Además, añade que «ya que somos el único de evento musical de España que se realiza en un escenario redondo, y eso nos hace especiales, pongamos otro punto distintivo más y no digamos el orden de los grupos». Los días, eso sí, coinciden, y no habrá sorpresas respecto a lo esperado en el cartel.

Respecto a la oferta gastronómica que ofrecerá 'La Mar de Ruido', Arias afirma tajante que «no somos un chiringuito». Algunos festivales, según explica, «se centran más en que haya un puesto de pulpo, otro de tortillas y muchos puestos de ropa que en la oferta musical». Y es que, aunque no descarta que en un futuro el festival cuente con mayor infraestructura, este año habrá «un bar y un puesto de hamburguesas, nada más», pues «queremos que prime todo lo que rodea a los artistas, que la música sea el centro del festival» De esta manera, además «la hostelería cercana, sobre todo Sabugo, ve más movimiento».

Béznar Arias confía en que el festival atraerá a una importante cantidad de público, lo cual seguro que se cumple a no ser que la lluvia lo estropee, una opción que nunca se debe descartar en Asturias. «Dan probabilidad de lluvia el viernes» dice, «no podemos permitirnos una carpa, nunca hemos tenido una, así que sólo queda encomendarnos al 'todopoderoso' para que de nueve a tres de la mañana no llueva».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos