El fiscal pide nueve años de cárcel para un hombre que robó en tres establecimientos de Avilés 395 euros con la cara tapada y armado

El acusado robó en una farmacia de La Cámara, en la calle Cuba y en La Magdalena./Marieta
El acusado robó en una farmacia de La Cámara, en la calle Cuba y en La Magdalena. / Marieta

Se enfrenta hoy también a otros dos juicios por enviar mensajes amenazantes a su madre y por quebrantar la orden de alejamiento de ella

YOLANDA DE LUIS Avilés

La Fiscalía solicita la condena a nueve años de prisión para un hombre un acusado de robar, armado y con la cara cubierta, en tres establecimientos de Avilés de los que se llevó 395 euros. El juicio se celebrará mañana y en él el fiscal sostendrá que el 1 de febrero de 2017, el acusado entró en el establecimiento Pizza Movil de la calle Cuba portanto una navaja y una vez dentro tapó su cara con un cuello de tela de forro polar y exigió a la empleada el contenido de la caja, 120 euros, con los que huyó del lugar.

Cinco días más tarde, el acusado volvió a robar a pocos metros, esta vez en una farmacia de la calle de La Cámara. Esta vez ocultó su rostro con una braga de color oscuro y esgrimió un cuchillo de cocina para exigir a una de las empleadas del establecimiento el contenido de la caja, un medicamento y su teléfono móvil. El acusado abandonó el lugar llevando consigo 215 euros de la caja.

Finalmente, el 13 de febrero de 2017 el robo fue en una farmacia de la calle La Magdalena. De nuevo se tapó el rostro, esta vez con un pasamontañas, y esgrimió un cuchillo para exigir la recaudación y el mismo medicamento. Esta vez se llevó 60 euros.

Según indica el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación, «en el momento de la comisión de los hechos, el acusado presentaba afectadas sus facultades volitivas por su adicción a sustancias tóxicas, presentando un diagnóstico compatible con trastornos de la personalidad con inestabilidad emocional, sintomatología psicótica en relación con abuso de metanfetaminas».

La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de tres delitos de robo con intimidación, con empleo de instrumento peligroso. Y señala además que concurren en el acusado la circunstancia agravante de uso de disfraz, así como la circunstancia eximente incompleta de alteración psíquica y drogadicción.

De ahí que solicite que se condene al acusado, por cada delito, a la pena de tres años de prisión y el abono de las costas del procedimiento. En cuanto a la responsabilidad civil, pide que el acusado abone las correspondientes indemnizaciones por el dinero sustraído y no recuperado.

Por otro lado, hoy se enfrentará a otros dos juicios más en el que la Fiscalía reclama para él un año y siete meses de prisión por amenazar de muerte a su madre y haberse saltado una orden de alejamiento que le impedía acercarse a ella. Los hechos se produjeron también en el año 2017 y el Ministerio los tipifica como delito de amenazas en el ámbito familiar. A la condena de cárcel se le sumaría una nueva orden de alejamiento y dos años de prohibición de comunicación con su progenitora.

El Ministerio Fiscal sostiene que el acusado, sobre las 04.50 horas del día 1 de julio de 2017, envió a su madre un mensaje de WhaysApp en tono amenazante y posteriormente, sobre las 20.24 horas, otro que decía: «Al final os voy a arrancar a todos la vida». Una hora después, en el domicilio que compartían en Avilés, el acusado se dirigió a su madre, esgrimiendo un cuchillo, la cogió del brazo y le dijo: «Esto no es nada para lo que te debo hacer».

En virtud de auto del Juzgado de Instrucción nº 5 de Avilés, de fecha 4 de julio de 2017, se adoptó la medida de prohibición de acercarse a su madre a menos de 200 metros. En esta medida se incluyó la prohibición de comunicarse con ella por cualquier medio, incluidas las redes sociales, así como a través de terceras personas, con vigencia durante la tramitación del procedimiento. Orden que quebrantó el 6 de septiembre de ese año.

En el momento de la comisión de los hechos, el acusado presentaría, según relata el escrito de Fiscalía, una grave afectación de su facultad volitiva y, en menor grado, de su capacidad intelectiva, al sufrir trastorno de personalidad con inestabilidad emocional y sintomatología psicótica en relación con abuso de metanfetaminas. Es por eso que al delito de amenzadas en el ámbito familiar el Ministerio apunta que concurre la circunstancia mixta de parentesco, con efectos agravantes, y la de atenuante de alteración psíquica.