Fracasa el segundo intento de lograr un acuerdo en Saint-Gobain

Piquetes en la entrada de la factoría de Saint-Gobain. / MARIETA
Piquetes en la entrada de la factoría de Saint-Gobain. / MARIETA

El comité de empresa reprocha a la dirección su «intransigencia» en una maratoniana reunión convocada por los mediadores en Oviedo

FERNANDO DEL BUSTO OVIEDO.

La dirección y el comité de empresa de Saint-Gobain no lograron ayer ningún acuerdo que permitiese desconvocar la huelga en la fábrica de La Maruca después de casi doce horas de negociaciones en el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC) en Oviedo. Las dos partes acudieron convocadas por los mediadores, pero la «intransigencia de la empresa» frustró cualquier posibilidad de un acuerdo», según denunciaron ayer los sindicatos.

El encuentro comenzaba a las 9.30 horas de la mañana, sin que hubiese un gran ambiente de optimismo. El pasado martes, 5 de marzo, los mediadores habían convocado por la tarde a las partes para desbloquear el conflicto. En esa jornada, la dirección se mantuvo firme en sus planteamientos, por lo que fue imposible salir con un acuerdo que cerrase el conflicto que vive la factoría avilesina desde el pasado 14 de febrero.

El escenario se volvió a repetir ayer. La reunión se alargó con diferentes recesos solicitados por la parte empresarial para consultar con la dirección central y el necesario descanso para el almuerzo. El último receso se producía a las ocho de la noche y cuando se retomaba el diálogo se veía que nada había cambiado en todo el día. De esta manera, se daban por finalizadas las negociaciones y se despejaba el camino para la quinta jornada de paro parcial en la factoría de Avilés, previsto para el próximo lunes, 11 de marzo.

El próximo lunes se celebrará la quinta jornada de huelga en la planta avilesina

Los siguientes paros están fijados para el 16 y el 20 de marzo, por lo que no sería de extrañar que los mediadores volviesen a convocar a las partes al SASEC para alcanzar de cerrar el actual conflicto.

Estrecho margen

La realidad refleja el estrecho margen que existe para el acuerdo en este conflicto. Comisiones Obreras y UGT han convocado la huelga ante los «incumplimientos en el convenio colectivo por parte de la dirección y su aplicación unilateral de aspectos interpretables del convenio colectivo y, en la mayoría de las ocasiones, de la manera menos favorable a los trabajadores».

En esta situación, los sindicatos consideran que es la empresa quien debe rectificar, ya que lo acordado debe respetarse. «Es un principio básico que, de perderlo, dinamitaría cualquier negociación e imposibilitaría acuerdos», dicen.

Como vía de solución, plantearon a la dirección abrir una negociación específica, incluso en el marco del convenio colectivo, para ver esos posibles cambios. Incluso se llegó a ofrecer una suspensión temporal de la huelga como gesto de buena voluntad para el inicio de esas hipotéticas negociaciones, pero la dirección no aceptó.

El segundo gran problema es la tendencia a desviar trabajo de la plantilla principal a las contratas, una práctica contra la que el comité de empresa siempre ha luchado radicalmente. A todo ello se une una nueva promoción de mandos y una nueva gestión en el grupo Saint-Gobain y en España. Se han modificado los planteamientos de gestión y se quieren aplicar aunque sea a machamartillo. Todo ello configura un cuadro muy complejo para el actual conflicto.