Francisco Menéndez recibe el día 27 la Medalla de Oro de la Cámara de España

Francisco Menéndez. / MARIETA
Francisco Menéndez. / MARIETA

El presidente del organismo, José Luis Bonet Ferrer, acudirá a Avilés para imponer el reconocimiento al empresario avilesino

RUTH ARIASAVILÉS.

Francisco Menéndez, que fuera presidente de la Cámara de Comercio de Avilés durante doce años, recibirá a finales de este mes la Medalla de Oro de la Cámara de España en renacimiento a su trabajo en la entidad. Será en una ceremonia que tendrá lugar en Avilés el próximo 27 de junio, hasta donde se desplazará el presidente de las Cámaras de España, José Luis Bonet Ferrer, presidente de honor de Freixenet, y a la que acudirán además distintas autoridades locales y regionales.

Menéndez lleva casi tres décadas ligado a la Cámara de Comercio, en cuyo Pleno entró en el año 1991. Fue vicepresidente de la entidad entre 1998 y 2005, y a partir de 2006 fue nombrado presidente, un cargo que conservó hasta el año pasado, cuando decidió retirarse a un segundo plano y, de hecho, ni siquiera se presentó a la reelección al plenario, aunque finalmente mantuvo el puesto en el mismo por designación de la Federación Asturiana de Empresarios, que tiene capacidad para nombrar a cuatro miembros.

El empresario, además, sigue siendo miembro activo y, de hecho, preside una de las cinco comisiones creadas por su sucesor, Luis Noguera, la de sostenibilidad, y mantiene asimismo la vicepresidencia del puerto. Durante su mandato, lastrado por la profunda crisis económica que se desató poco después de su elección, creció la apuesta por la actividad ferial y congresual, se creó el centro de empresas de Camposagrado y se intensificó la formación a empresarios.

Durante su etapa al frente de la entidad, Menéndez se destacó por su defensa de la creación de más suelo empresarial en la comarca, que siempre consideró fundamental para atraer empresas y fijar población.

Empresario

Cabeza del grupo empresarial Sumesa, que fundó en 1980 junto a su mujer, María Victoria Suárez, dedicado a la comercialización de materiales de construcción, es además consejero de Eurodrill, Pena y Consejo de Alta. Sumesa acaba de cerrar sus instalaciones en la avenida de Cervantes para centrarse en la comercialización desde la nave que abrió a principios de 2017 en la avenid de Lugo, mucho más amplia y diversificada, que alcanza los 3.000 metros cuadrados. Cuenta, además, con otra nave y una tienda en Gijón, una expansión que se inició hace años y que se ha intensificado tras la incorporación de los hijos de la pareja al negocio familiar.