El fuego destruye 4.000 metros cúbicos de piezas de madera en el polígono de Maqua

Las llamas, que alcanzaron varios metros de altura se propagaron por toda la superficie, que almacenaba piezas de madera para ser astilladas a partir del lunes. / NAVAL

El incendio deja sin electricidad tres horas a varios núcleos y los bomberos evitan daños a las empresas próximas al foco de las llamas

FERNANDO DEL BUSTOMAQUA.

Un incendio destruyó ayer por la mañana en el polígono de Maqua unos 4.000 metros cúbicos de piezas de madera, fundamentalmente palés y embalajes de madera, que iban a ser astilladas por Maderas Castilla, empresa de capital gallego y que cuenta con instalaciones en el polígono gozoniego. Las llamas alcanzaron varios metros de altura y se propagaron con rapidez, provocando una columna de humo visible en toda la comarca.

La llamada al Centro de Emergencias de La Morgal se recibió sobre las 10.18 horas, cuando trabajadores del polígono advirtieron de que salía humo de la parcela de Costiña. Andrea de Andrés, de la empresa de transportes y piensos Mary y César, fue de las primeras en advertir del peligro. Como es habitual, había acudido a primera hora a trabajar y al ver el humo no dudó en avisar. Maderas Costiña cuenta con dos instalaciones en Maqua. Una nave cerrada y una finca de 3.000 metros cuadrados, situada entre Mármoles Cachorro y el canal de Maqua donde acopia restos de madera para triturarlos y convertirlos en combustible. El pasado viernes habían trasladado la maquinaria necesaria para la operación que debía hacerse mañana lunes.

Nada más recibirse la alerta, el Servicio de Emergencia del Principado trasladó hasta el lugar veinticinco efectivos de Avilés, Pravia, La Morgal, Cangas del Narcea, San Martín del Rey Aurelio, Valdés y Mieres con tres vehículos nodriza, dos autoescaleras, tres vehículos primera salida y cuatro autobombas forestales. También se incorporó una unidad de bomberos de ArcelorMittal y, tres horas más tarde, el helicóptero del 112 que, después de sobrevolar la zona, comenzó a realizar descargas de agua. En total, once vehículos.

Hasta el lugar también acudieron efectivos de la Guardia Civil y la Policía Local de Gozón para cortar el tráfico en el polígono, así como efectivos de la Policía Portuaria y de la Policía Local de Avilés. El Ayuntamiento de Gozón también envió una pala mecánica para apoyar a los bomberos.

El alcalde de Gozón, Jorge Suárez siguió desde el primer momento el dispositivo de emergencia, desvelando que desde el consistorio se había requerido a la empresa maderera la necesidad de acondicionar la parcela donde acumulaba los restos de madera.

Desde el primer momento, los bomberos trataron de controlar el foco principal del incendio, generado en la parte más próxima a Mármoles Cachorro. También se intentó sacar la maquinaria pesada del recinto. Román Alberto, 'El Cuco', logró sacar una pala de la empresa maderera. «Casi me quemo con el calor que hacía», comentaba unos momentos después. Los bomberos también hicieron todo lo posible para sacar fuera la máquina de astillar, con un motor diésel, para evitar problemas. No lo lograron completamente y la máquina sufrió también los efectos del fuego.

La lucha por evitar que las llamas se propagasen al resto de la madera fue infructuosa y sobre las 13.10 también ardían las piezas más alejadas del foco principal. Según crecía el incendio, los propietarios de camiones estacionados en las proximidades retiraban sus vehículos.

Otra de las grandes preocupaciones era evitar que el fuego se propagase a las instalaciones próximas. En Aleastur se refrigeraron de manera constante los depósitos de gases inflamables como medida de seguridad, así como la cubierta de Esalrod. También se dirigieron las mangueras hacia Mármoles Cachorro. El calor disparó la alarma contra incendios de la empresa y mañana lunes acudirá un perito de la compañía de seguros para revisar si hubo daños o no en la techumbre de la nave.

Corte de electricidad

La intensidad del calor provocaba que ardiesen los cables telefónicos y el poste que los sustentaba. También ardió un pequeño trozo de monte bajo y matorral situado justo delante del solar incendiado. La rápida intervención de los bomberos apagaba ese foco. El incendio también afectaba al suministro eléctrico, que se cortó por motivos de seguridad. San Juan, Xagó, Llodero y Zeluán fueron los núcleos más afectados. Un total de cincuenta puntos de suministro sufrían un apagón de electricidad que iba desde la una de la tarde hasta poco después de las cuatro, cuando era recuperado por técnicos de la empresa Redes.

Más información

La ausencia de viento facilitaba la labor de los bomberos que trabajaron hasta el límite de sus fuerzas. Cerca de las dos de la tarde, el volumen de las llamas comenzaba a decrecer de manera considerable. Los montones de palés y piezas de madera ya eran ceniza y brasas.

A las cinco de la tarde ya se había abierto el polígono al tráfico. Los restos de madera aún ardían, pero la situación se encontraba controlada. Dos horas más tarde, ya se habían despejado todas las incertidumbres para las empresas colindantes. Bomberos de Asturias mantenía un retén que iba a permanecer toda la noche enfriando las brasas. La prevención era para evitar un incendio en las naves próximas o en los montes de la zona.