El gobierno local sacará a subasta los solares del Plan de Edificación que no tengan proyecto

Fachada principal del solar de la plaza de El Carbayedo, número 48 (a la derecha), uno de los afectados por la edificación forzosa. / FOTOS: PATRICIA BREGÓN
Fachada principal del solar de la plaza de El Carbayedo, número 48 (a la derecha), uno de los afectados por la edificación forzosa. / FOTOS: PATRICIA BREGÓN

Urbanismo considera que la empresa pública Ruasa carece de capacidad financiera para asumir la intervención en todas las fincas pendientes

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Rehabilitaciones Urbanas de Avilés (Ruasa) no será el agente urbanizador encargado de construir en los solares del II Plan de Edificación Forzosa del Centro Histórico que carezcan de una solicitud de obras en abril de 2019. Llegado ese momento, la intención del actual gobierno es iniciar los procesos para que sean empresas del sector quienes construyan en las fincas afectadas. La causa principal es que Ruasa carece de recursos económicos y humanos para ejecutar todas las intervenciones previstas, por lo que se recurrirá a las posibilidades que ofrece la legislación.

En la presentación del II Plan de Edificación Forzosa se explicó que, una vez agotado el plazo de un año para presentar proyectos, el Ayuntamiento de Avilés disponía de tres opciones, pasando todas ellas por la expropiación de los solares.

En el primer caso, el Ayuntamiento se encargaría directamente de la construcción y comercialización de las viviendas; la segunda opción sería edificar a favor de Ruasa para que, como sociedad urbanística pública, construyese en la finca. La tercera posibilidad permite expropiar a favor de cualquier particular con capacidad para construir. La adjudicación de los terrenos no se efectuaría de una manera directa, si no mediante un concurso público.

En él se primarían aspectos como el menor precio de venta de las viviendas o locales comerciales, además del plazo más corto de construcción. La normativa legal obliga a los adjudicatarios a presentar un proyecto en el plazo de tres meses.

Esta es la vía que se optará si es necesario recurrir a la expropiación. Con todo, en función de la evolución de la intervención, no se descarta que Ruasa asuma alguna intervención en este plan, pero el papel principal recaerá en el sector privado. Para saber los detalles, habrá que esperar. Hasta abril del próximo año no se sabrá el resultado final del II Plan de Expropiación.

De momento, los primeros meses han resultado positivos para una iniciativa de gran complejidad legal. Así, de las trece fincas incluidas, dos ya cuentan con proyectos de obra y se están comercializando las futuras viviendas.

Se trata de los números 41-43 de la calle de Galiana y del número 55 en la calle de La Estación, la zona de la ciudad que recibirá más intervenciones dentro del II Plan de Edificación. El plazo de solicitud de licencias vence en abril del próximo año y, a partir de ahí, se determinarán las fincas en las que se incide.

Tampoco es obligatorio que el Ayuntamiento opte por expropiar. Como se recordará, en el I Plan de Edificación se incluyeron 34 solares, donde se logró la construcción de 24 de ellos. En ese momento, el gobierno decidió no hacer nada en los diez que habían quedado desiertos.

No obstante, desde el gobierno municipal se indica el interés en ir agilizando la construcción en estos solares que permitirán eliminar los huecos vacíos en el centro de la ciudad. El caso más evidente se da en el número diez de la plaza de España, que puede considerarse el símbolo de este plan por su ubicación.

Ha sido uno de los solares para los que su propiedad solicitó en su momento licencia de obra sin que pudiese ejecutarla por la falta de financiación, según declararon. Ahora mismo, la propiedad espera la resolución al recurso Contencioso-Administrativo que ha presentado.

Proyectos en marcha

De momento, tan sólo dos solares han solicitado proyectos para la construcción. Se trata del número 55 de la calle de La Estación y los números 41-43 de la calle de Galiana y que, en esta actuación, se contabilizan como una unidad.

Precisamente, en la calle de La Estación se concentran el mayor número de propuestas de esta iniciativa del gobierno municipal. Además del número 55, otras seis; lo que le convierten en el lugar más beneficiado y que, de culminarse por éxito, se rehabilitaría completamente.

Curiosamente, en La Estación se encuentra varias de las propuestas con más posibilidades de salir y también la más compleja. Entre las primeras se encuentran las fincas que van del número uno al nueve.

Las tres primeras de los impares pertenecen a dos mismos propietarios; mientras los números siete y nueve cuentan con un titular diferente. Sin embargo, la posibilidad de unir las fincas (muy clara en los números tres al nueve, incluso coordinarse con el número uno) abre la vía a una cooperación que resuelva ese solar vacío.

La situación contraria es el número 24, donde una sentencia judicial anuló en el año 2015 la inscripción registral. La propiedad se reparte entre una constructora, titular mayoritaria, con el 88,2%, y diecisiete herederos, donde una de las partes agrupa a cinco personas y existen dudas de la cesión de derechos a terceros.

En Rivero 54, la propiedad también se encuentra repartida y, en el número 109, se halla bajo un concurso de acreedores, lo que puede complicar la resolución o ser un acicate para recibir ingresos, aunque es un solar difícil, como todos los del centro histórico.

Por su parte, en el número 48 de la plaza de El Carbayedo, los técnicos municipales apuntan a que la propiedad es de una empresa, aunque no se puede confirmar totalmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos