«Gracias a Díez-Alegría hubo una transición pacífica en España»

«Gracias a Díez-Alegría hubo una transición pacífica en España»
El autor, Pablo González Pola. / LVA

González Pola presenta su libro sobre el militar Díez-Alegría, promotor de la despolitización del ejército, hoy en el Aula de Cultura de LA VOZ

EVA FANJUL AVILÉS.

El escritor y exmilitar gozoniego Pablo González Pola protagoniza esta tarde una nueva sesión del Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS. Acompañado de Mercedes de Soignie, coordinadora del Aula, presentará al público su último libro 'Preparando la transición: Manuel Díez- Alegría', con la que quiere reivindicar la figura de este militar asturiano que promovió la despolitización del ejército. El acto tendrá lugar a las 19.30 horas, en el Centro de Servicios Universitarios de La Ferrería. La entrada es libre y gratuita hasta completar aforo.

-¿Ilusionado con presentar su libro en Avilés?

-Para mí es una gran satisfacción porque soy de Luanco y me encanta Avilés. Además, el biografiado era de Buelna, un pueblo de Llanes, así que es una buena oportunidad de reivindicar a un buen asturiano.

-¿Por qué decidió escribir sobre Díez-Alegría?

-Me atraía bastante porque fue un gran intelectual, miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y de la Real Academia Española. Sin duda, no era un militar prototípico sino un hombre de mente muy abierta, personaje de personalidad heterodoxa. Así que entré en contacto con su hijo, Fernando Díez-Alegría, y este me dio acceso a la documentación de su padre que conserva en la casa de la familia en Buelna.

-¿Por qué considera tan trascendente su labor para la transición?

-Cada vez más, los historiadores se van dando cuenta que la transición democrática española ya comienza en los sesenta. En aquel momento, hay una parte de los franquistas qué empiezan plantearse qué es lo que puede pasar en el futuro. Aparece el Grupo Tácito, con Alfonso Osorio, Marcelino Oreja y demás, que pensaban que el franquismo no podía seguir tras la muerte de Franco. Y en ese contexto, Díez Alegría, fue uno de los militares que entendió que para llegar a una democracia, el ejército debía despolitizarse.

-¿Cómo lo planteó?

-Él fue el promotor del Centro superior de Estudios de la Defensa Nacional (Cededen), que supuso un nexo de unión entre el ejército y la vida civil. Díez- Alegría creía firmemente en la necesidad de crear un ejercito profesional para intentar queque nunca interviniese en la vida política y, por ende, en el devenir político del país.

-¿Eso le pasó factura?

-Pues sí. En 1968, lanza un discurso en el que ya empieza a desvincular el régimen político el ejército. Y los componentes del búnker más arraigado al régimen franquista, integrado tanto por militares como por civiles, se oponen frontalmente a esto y consiguen que acabe siendo cesado de su puesto como jefe del Estado Mayor del Ejército.

-¿Cambió su situación con la llegada de la Democracia?

-Sí, ya antes, durante la transición, él siempre fue un hombre muy cercano al rey Juan Carlos. Y juega un papel muy relevante propiciando una transición pacífica.

-¿Qué ha trascendido de su propuesta al actual ejército español?

-Este es el ejército que quería, muy preparado, profesional y moderno, que está desarrollando una gran labor en el extranjero y cuenta con el reconocimiento internacional. Un ejército alejado de la política , con oficiales jóvenes. Todo ello gracias a personas como Díez-Alegría.

 

Fotos

Vídeos