«Gracias a ellas estoy viva y he vuelto a nacer»

Una mujer que sufrió un infarto en la estación de autobuses de Avilés agradece la ayuda de dos jóvenes que se encontraban captando fondos para una fundación contra el cáncer

C. R.

Pilar estaba en la estación de autobuses de Avilés cuando de repente sufrió un infarto. Su marido se lanzó a socorrerla, pero se lesionó. Por fortuna para ambos las dos jóvenes que atendían una mesa cercana de CRIS Contra el Cáncer vieron la escena, dejaron su puesto y les prestaron los primeros auxilios. Después de unos interminables minutos, llegó la ambulancia y el percance quedó en un susto. Ahora, ya recuperada, también del susto, Pilita no puede estar más agradecida a sus jóvenes salvadoras. «Gracias a ellas he vuelto a nacer y estoy viva», afirma. Ellas son Gema y Rocío, dos jóvenes asturianas que diariamente dedican horas a explicar a los transeúntes la importancia de colaborar con la investigación para curar el cáncer.

«Todo pasó muy rápido. Había mucha gente alrededor, pero nadie hacía nada. Solo hice lo que me gustaría que hicieran conmigo si me pasara algo, que me atendieran. Ni de lejos pensé que era un infarto. Sólo quería ayudar a la señora y a su marido», afirma Gema, quien ha tenido la oportunidad de reencontrarse con ellos. «El otro día me tomé un café con ellos, ahora soy como una nieta más», comparte.

Marta Cardona, directora de la Fundación CRIS Contra el Cáncer explica que esta acción es muy valorada por CRIS ya que «queremos reconocer la labor que día a día realizan los captadores de calle». Su labor no solo es «fundamental para que la sociedad conozca la importancia de la investigación para curar el cáncer, una enfermedad que nos afecta a todos», sino que además, en este caso, su presencia en la zona resultó provindencial.

Temas

Avilés