El Grupo Daniel Alonso cumple 60 años

Foto de familia de los participantes en la celebración del sesenta aniversario de la creación del Grupo Daniel Alonso. /  LVA
Foto de familia de los participantes en la celebración del sesenta aniversario de la creación del Grupo Daniel Alonso. / LVA

El empresario lo celebra reuniendo a los primeros trabajadores que tuvieron Danima y Tadarsa

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

El empresario Daniel Alonso se reunió ayer en un almuerzo en el Balneario de Salinas con los 35 primeros trabajadores que tuvo su grupo. Fueron los que formaron parte de las primeras plantillas de Danima y Tadarsa, al cumplirse el sesenta aniversario de la creación del Grupo Daniel Alonso.

Entre ellos estaban los cuatro que empezaron con él en el cobertizo de La Maruca. El empresario tuvo palabras muy cariñosas para sus trabajadores, a los que agradeció su esfuerzo para poder llegar a las cotas alcanzadas en la actualidad. Por su parte, los trabajadores le entregaron una placa de recuerdo y también como agradecimiento a su comportamiento como empresario con ellos durante toda su vida laboral.

El embrión, en La Maruca

Daniel Alonso, que nació en Arija en 1934, llegó a Avilés en 1952, casi tres años después de que su padre se hubiese incorporado a Cristalería Española. Trabajó en varios oficios, casi todos ellos relacionados con los camiones, la maquinaria y el metal. Y después de hacer la 'mili' y trabajar durante unos meses en Cristalería, decidió compaginar ese empleo con otros trabajos en una pequeña nave en La Maruca, en donde se revisaban fundamentalmente camiones, los antiguos 'rusos' y los GMC que en aquel entonces no daban abasto para llevar material a la incipiente obra de Ensidesa.

Poco después decidió dejar el empleo fijo de Cristalería y se puso por su cuenta, primero en el mismo espacio de La Maruca y a finales de la década de los cincuenta, comienzo de los sesenta, en uno más amplio en la zona de Santarúa, en Las Arobias. Con 31 años se traslada a la Avenida Conde de Guadalhorce, pagando un millón de pesetas por el nuevo espacio fabril. Y a partir de ese momento se puede decir que el Grupo Daniel Alonso ya no paró de crecer.

A medida que el empresario aumentaba su cartera de pedidos, comenzaba a diversificar el grupo, con la creación de empresas que hoy siguen siendo un referente: Tadarsa, Aplacansa, Daorje y Danima. Con ellas consiguió meterse de lleno en sectores como el de la transferencia de basuras, montajes, fabricación de camiones y maquinaria para el Ejército, transportes especiales y una amplia capacidad para el mantenimiento en centrales, tratamiento de residuos en Cogersa, lo mismo que en Canarias o en Galicia, hasta llegar a la exportación de equipos por todo el mundo.

Con Daorje se convirtió en la empresa auxiliar más importante de ArcelorMittal, la antigua Ensidesa. Y con la venta de Daorje se inició una nueva etapa, la actual, en la que el Grupo Daniel Alonso se ha metido de lleno en sectores como el eólico a través de la sociedad Windar Renovables con instalaciones que ocupan miles de metros en Avilés y Gijón y desde hace algunos años también con fábricas en otros puntos de España y en países como Brasil o India.