Un guardia civil fuera de servicio recibe una brutal paliza al intentar detener a un prófugo

El agente, fuera de servicio, quedó tendido en el suelo y precisó ser trasladado al San Agustín. / LVA
El agente, fuera de servicio, quedó tendido en el suelo y precisó ser trasladado al San Agustín. / LVA

El agresor, que se encuentra huido, le propinó varias patadas y puñetazos al agente, que quedó tendido en el suelo fruto de los golpes

Sheyla González
SHEYLA GONZÁLEZ

Uno de los agentes que prestan servicio en el puesto de la Guardia Civil de Cancienes recibió ayer una fuerte paliza cuando intentaba detener a un prófugo de la justicia. Los hechos se produjeron ayer, en Los Campos, cuando el guardia civil se encontraba fuera de servicio y se disponía a regresar a su domicilio. En ese instante divisó como un hombre, conocido en la zona y sobre el que pesan varias órdenes de detención, se subía al autobús de paradas que cubre la línea entre Oviedo y Avilés.

En ese instante se desencadenaron una serie de hechos que nadie presagiaba que terminarían con el agente en el hospital. La víctima se subió a su vehículo para seguir de cerca al autobús a la vez que dio aviso a la patrulla que prestaba servicio en ese momento. Al llegar a la localidad de Los Campos y ante la posibilidad de que el prófugo se bajara del vehículo y se le perdiera la vista, decidió darle el alto para proceder a su detención .

Lejos de facilitar la tarea, según relatan fuentes de la Guardia Civil, el hombre se puso violento y la emprendió a golpes con el agente. El agresor, que iba acompañado de otras dos personas, propinó varios puñetazos y patadas al guardia civil, que acabó tendido en el suelo ante la mirada de los vecinos y del resto de pasajeros del autobús, que se encontraba detenido en medio de la vía.

El agresor logró huir del lugar de los hechos con la ayuda de los dos acompañantes y valiéndose de tener impedido al agente, que permanecía en el suelo. La Guardia Civil le tiene identificado, pues sobre el pesan varias órdenes de detención por el incumplimiento de condenas relativas a daños contra el patrimonio, que están siendo gestionadas en los juzgados de Gijón.

En un primer momento el agente fue atendido por la Policía Local de Corvera, aunque la patrulla de la Guardia Civil llegó pocos instantes después de la agresión, procedentes de Llanera. «Por un minuto no se pudo proceder a la detención. Los agentes se encontraban en el coche patrulla, si llega a pasar unos instantes después se le hubiera dado el alto», indicaron fuentes del cuerpo.

Traslado al San Agustín

Hasta el lugar se trasladó también una patrulla de la Policía Local de Corvera que fue alertada por la Guardia Civil, que pidió refuerzos. El agente herido fue trasladado en ambulancia hasta el Hospital Universitario San Agustín tras ser atendido en un primer momento por los sanitarios desplazados hasta Los Campos.

En el centro hospitalario se le realizó una valoración exhaustiva de los golpes recibidos para, horas después, darle el alta hospitalaria. Seguirá la convalecencia en su domicilio. Los vecinos de la zona, alertados por la pelea, se acercaron hasta el lugar de los hechos, mientras que otros lo siguieron perplejos desde la distancia en sus domicilios o en los establecimientos cercanos. En un primer momento se creyó que era una disputa entre dos civiles, ya que el agente no estaba identificado con el uniforme al haber concluido ya su jornada laboral.

Los agentes que se trasladaron hasta Los Campos continúan ahora con las pesquisas para dar con el paradero del prófugo y de las personas que le ayudaron en la huida y proceder a su detención. En esta investigación paralela han solicitado la ayuda del resto de cuerpos y fuerzas de seguridad, además de los vecinos que pudieran tener pistas sobre el paradero. A los cargos pendientes de saldar con la justicia se sumarán otros dos, por un lado el delito de lesiones y, por otro, el de atentado contra la autoridad.

 

Fotos

Vídeos