«Si hacemos un plan industrial comarcal va a ser más fácil captar inversiones nuevas»

Abel Suárez en su despacho de la unión comarcal de la UGT en la plaza del Vaticano. / MARIETA
Abel Suárez en su despacho de la unión comarcal de la UGT en la plaza del Vaticano. / MARIETA

Abel Suárez, presidente de la gestora de UGT: «La venta de Alcoa no la podemos entender como un trabajo a dos años, sino que tiene que tener continuidad con inversiones en la planta»

YOLANDA DE LUISAVILÉS.

La gestora que está al frente de la unión comarcal de UGT desde que su secretario general, Iñaki Malda, dimitió para dedicarse a la política, cumple cien días de trabajo. Repasamos con su presidente, Abel Suárez, el trabajo de estos tres meses centrado en gran medida en la Mesa por la Industria creada con la Cámara de Comercio y Comisiones Obreras.

-¿Por qué se llega a una gestora?

-Por la decisión del anterior secretario de la comarca de dimitir porque quería emprender una nueva aventura más ligada a la política. Esa situación de falta de liderazgo nos lleva a tener que hacer una gestora.

-Sorprende que en la gestora no haya nadie de la anterior ejecutiva.

-Es una decisión de la comisión ejecutiva autonómica, que es quien tiene la facultad para nombrar la gestora en este caso consensuada con los sindicatos comarcales que existen en Avilés y con las federaciones. Se monta un grupo de trabajo de consenso para un momento en el que en la comarca, sobre todo en el terreno industrial, estamos en una situación compleja para los trabajadores y para la ciudadanía en general.

-Con tres meses de experiencia, ¿cómo está siendo el trabajo de esta gestora?

-El trabajo está siendo difícil en cuanto a la situación que está viviendo la comarca. En el terreno industrial oímos empresas todos los días que, o bien deciden bajadas de producción, situación de riesgo de cierre ... diversas situaciones que al final nos crean una dificultad para lo que como sindicato nos estamos planteando que es cómo hacemos que la comarca tenga más actividad industrial, que genere más valor añadido en los productos y, como consecuencia de ello, se cree más empleo pensando en las miles de personas que hay paradas en estos momentos.

-Corvera ha sido esta semana el primer Ayuntamiento en sumarse a la Mesa por la Industria que impulsan junto con la Cámara y Comisiones Obreras, ¿cuándo habrá medidas concretas?

-La necesidad de buscar sinergias entre las distintas entidades locales no solo existe en esta comarca, yo creo que tiene que ser una sinergia del conjunto de Asturias. En esta comarca el trabajo conjunto de las dos organizaciones sindicales mayoritarias y la Cámara de Comercio elaborando un documento en el que se recogen voluntades de acuerdo yo creo que es un síntoma de responsabilidad y de voluntad de querer buscar soluciones en todos los ámbitos, principalmente trabajamos para buscar soluciones al desempleo de la comarca, todo lo que sea captar inversión, poner suelo industrial a disposición de nuevas inversiones tiene que repercutir en un mayor número de trabajadores y sobre todo también en una cohesión territorial, en una cohesión entre las entidades locales que creo que les va a ayudar a mejorar individualmente cada una.

-Superar los localismos es complicado. Si llega una inversión y se instala en Avilés, por ejemplo, puede no sentar bien en otro concejo vecino.

-Yo creo que aquí lo que tenemos que buscar es un plan industrial y un desarrollo de la comarca a nivel industrial, servicios e infraestructuras que sean interesante para todas las entidades locales. En esta comarca lo que tenemos claro es que el trabajador puede trabajar en una empresa en un municipio y residir en otro. Al final son esas sinergias que el propio trabajador tiene viviendo en un sitio y trabajando en otro lo que intentamos buscar con este acuerdo, que el desarrollo de cualquier zona de la comarca al final sea un beneficio para todos. Si hacemos un plan industrial conjunto, yo estoy convencido de que va a ser más fácil hacer infraestructuras interesantes, que va a ser más fácil captar inversión y que va a ser más fácil que el desarrollo conjunto sea más beneficioso para la ciudadanía en general y por tanto para los trabajadores de la comarca.

-Cámara y Sepides han firmado un pacto para crear una oficina de captación de inversiones. ¿Es algo que se planteaba en esa Mesa por la Industria?

-Todo este tipo de acuerdos que tienen como objetivo atraer nuevos desarrollos industriales ya sean en el terreno de la manufactura o la innovación... lo que aquí cuenta es cómo creamos un valor añadido en el producto que en materia prima se desarrolla en la comarca. Tenemos que jugar con la situación que tiene la comarca en cuanto a oportunidades, es una comarca que tiene puerto, aeropuerto, terreno industrial y grandes centros dedicados al mundo de la investigación y de la innovación, y a partir de ahí se pueden desarrollar otras actividades. Eso es lo que hay que buscar entre todos. Y ese acuerdo bienvenido sea como si hay algún otro más.

-Para el desarrollo de los nuevos suelos industriales ya hay una empresa, Química del Nalón, que ocupará una parte del terreno. ¿Qué les parece el proyecto?

-Lo que sabemos lo sabemos por la prensa. Parece que hay un acuerdo para que parte del suelo de baterías lo ocupe Química del Nalón después de la descontaminación y aprovechando parte de la estructura de baterías. Todo el suelo industrial que se vaya ocupando, que traiga inversión, y sobre todo que no la quite de otros sitios, que sea inversión a mayores como parece que sucede en Química del Nalón, pues bienvenido sea. Con el acuerdo de la Mesa por la Industria lo que tratamos es de ver cómo ponemos más suelo a disposición y como atraemos más inversores que creen valor añadido. Y cuando decimos atraer inversores nos referimos a nuevos inversores, no a trasladar una empresa de un sitio a otro.

-¿Les preocupa el precio final al que Sepides pueda vender los nuevos suelos industriales tras las costosas obras de desmantelamiento, descontaminación y urbanización?

-Nos preocupa no solo el precio, que es uno de los elementos que va a hacer que una empresa se instale o no, sino también todo lo que le va a suponer a la empresa en materia de infraestructuras instalarse. Es decir, nos preocupa que la urbanización sea de calidad y que las empresas cuenten con todo lo que necesitan para instalarse. Porque el precio del suelo es un factor importante, pero también el del gasto que se tenga que hacer para la instalación.

La industria, tractor comarcal

-¿En qué se tiene que traducir concretamente esta Mesa por la Industria?

-Lo que tenemos claro es que la industria en la comarca tiene que ser el elemento tractor de la actividad económica, no quiere decir que la mesa sea solo de la industria, solo que como es el elemento tractor de lo que supone la industria lo primero que queremos para la comarca es una plan industrial que sirva como elemento de creación de riqueza y puestos de trabajo. También en esa mesa tenemos que encontrar soluciones para infraestructuras que no solo ayuden a la movilidad del ciudadano sino a la salida y entrada de toda la logística necesaria para una actividad industrial en la zona, ver cómo se solucionan puntos que llevan años parados, y que todo esto sirva para dinamizar todo el sector comercio, todo el sector servicios, todo el sector turístico de la comarca. Lo que está claro es que la industria genera más del 30% de los puestos de trabajo y es nuestra actividad principal.

-Sin embargo, lo que se va a hacer a corto plazo es desmantelar una industria, baterías de cok, con la repercusión que eso tiene en el empleo.

-Lo que tenemos que hacer es trabajar para ver cómo esa actividad que deja de hacerse en Avilés se pueda activar o buscar solución dentro del grupo de ArcelorMittal. Es cierto que es una pérdida importante para la comarca de Avilés, pero se va a subsanar con las baterías de Veriña. Lo que vamos a intentar es que no haya una merma de puestos de trabajo y con esa intención se está trabajando.

-Y en esa línea de cierre también se encuentra Alcoa, cuya venta a Parter no despeja el futuro.

-Llevamos defendiendo desde el principio el mantenimiento de la actividad industrial y de los puestos de trabajo. Ahora la venta de Alcoa a otro inversor no la podemos entender como un trabajo a dos años, sino que tiene que tener una continuidad en el largo plazo y esa continuidad tiene que ser con la ambición empresarial de llegar a acuerdos, sobre todo de tener inversiones dentro de la planta que la hagan rentable, y que tenga una continuidad después de los 24 meses.

-En el pacto por la industria también se habla de la formación. Los empresarios se quejan día sí y día también de no tener trabajadores cualificados. ¿Cuál es la solución?

-Todo el mundo dice que estamos ante las generaciones mejor formadas de la historia, y lo que tenemos que hacer es conseguir que esos jóvenes y personas que tenemos formadas se queden a crear riqueza en nuestra región o en nuestra comarca. Que no les perdamos. Tenemos que intentar formar a gente que se quedó fuera del mercado laboral con profesiones que ahora no tienen acomodo, hay que empezar por ver cómo la reinsertamos en el mercado laboral, esto sí que tiene que ser una prioridad. Y también seguir trabajando en la formación dual, que es totalmente necesaria para hacer una formación más ligada a los puestos de trabajo que se van a desarrollar en el futuro.

-Parece que el camino es ese y se lleva años hablando de él, pero también parece que la formación dual tiene un ritmo de desarrollo muy lento.

-Va bastante más despacio de lo que nos gustaría. Nos gustaría que se incentivara. Aquí hubo un programa piloto hace cuatro o cinco años, se trataba de un programa de formación dual con contrato en el centro de trabajo, ya realizando actividad dentro de la empresa y conjugándola con formación académica en los centros integrados de formación profesional. Se inició con cuatro especialidades y nosotros vemos que hay que recuperar ese programa que en su día se hizo e incentivarlo allá donde sea posible. Era el antiguo método de aprendices ligado a una titulación académica de FP.

Más entrevista