«La historia la escriben los vencedores y la de Marco Antonio ha sido silenciada»

Borja Méndez, licenciado en Historia e Historia del Arte. / LVA
Borja Méndez, licenciado en Historia e Historia del Arte. / LVA

La segunda sesión del Aula de Cultura de LA VOZ del curso acoge una charla sobre el militar y político romano, amante de Cleopatra

J. F. GALÁNAVILÉS.

Licenciado en Historia y en Historia del Arte y miembro del Grupo Deméter de la Universidad de Oviedo, cuyo fin es valorar y dar a conocer el papel de la mujer, la maternidad y de la familia a lo largo de la historia, Borja Menéndez imparte esta tarde la segunda charla del nuevo curso del Aula de Cultura de LA VOZ. Bajo el título 'Tras los pasos de Marco Antonio', se centrará en la figura de este militar y político romano (83 AC-30 AC), cuya imagen ha llegado a nuestros días íntimamente ligada a la de Cleopatra, reina de Egipto. El acto está señalado para las siete y media de la tarde en el Centro de Servicios Universitarios, con acceso libre.

-Marco Antonio es popularmente conocido por su romance con Cleopatra.

-Lo que hay que ver es hasta qué punto esa imagen difundida por el cine, el teatro y la literatura se corresponde con la realidad histórica. La información que nos ha llegado a nuestros días es escasa y procede de autores antiguos.

-El romance acabó en tragedia.

-Lo que nos cuentan las fuentes es que derrotado por Octavio, Marco Antonio se suicidó atravesándose con su espada tras conocer la falsa noticia de que Cleopatra había sido asesinada. Después, tras su fracaso en las negociaciones con Augusto, ella también se quitó la vida.

-¿Con veneno de serpiente?

-Es la imagen que ha difundido Shakespeare en 'Antonio y Cleopatra', pero en realidad no se sabe qué veneno utilizó. La historia de la muerte de Cleopatra se basa en el relato de Plutarco. Está escrito como si se tratara de una tragedia clásica y no hay que concederle demasiada credibilidad.

-¿Es cierto que se habían desposado?

-También es objeto de discusión. En Roma el matrimonio precisaba una ceremonia pública, no así en el antiguo Egipto. Si dos personas de distinto sexo convivían bajo un mismo techo se consideraba un matrimonio. Hay que tener en cuenta que durante la mayor parte de su relación con Cleopatra, Marco Antonio estuvo casado con Octavia, la hermana de Octavio, el futuro primer emperador de Roma.

-El cine muestra a Marco Antonio y a Octavio Augusto como grandes rivales. ¿Era realmente así?

-El asesinato de Julio César, dictador perpetuo, a manos de quienes pretendían volver al régimen republicano anterior abrió un considerable vacío de poder. Octavio y Marco Antonio estaban inicialmente, en el mismo bando y vencieron a los cesaricidas en la batalla de Filipos. Sin embargo a partir de ahí comenzaron las tensiones entre ambos.

-¿Cómo llegó Marco Antonio a Egipto?

-Octavio y Marco Antonio se repartieron la mayor parte del territorio romano. Así, Octavio administraría las posesiones occidentales, incluyendo Roma, y Marco Antonio las orientales, que todavía no incluían Egipto. Fue en la actual Turquía, en la ciudad de Tarso, donde conoció a Cleopatra, que se había visto obligada a ayudar a los cesaricidas. Las fuentes nos cuentan con gran teatralidad la manera en la que el romano cayó rendido a sus pies.

-¿Se le puede considerar uno de los responsables del fin de la República?

-La desintegración de la República es un período muy complejo que se había iniciado un siglo atrás con los hermanos Graco, y posteriormente otros políticos, como Pompeyo o Julio César, fueron acaparando más y más poder. Con el tiempo las instituciones republicanas fueron perdiendo fuerza, echar la culpa a los últimos actores sería injusto.

-Guardando las distancias esas intrigas se repiten a lo largo de la historia.

-La diferencia es el grado de conocimiento que tenemos de unas y de otras. La información relativa a Marco Antonio nos ha llegado en base a textos y testimonios recogidos en su mayoría en una Roma fuertemente controlada por Octavio Augusto, quien fuera su gran rival. La historia la escriben los vencedores, y la elaborada por los partidarios de Marco Antonio fue convenientemente silenciada. Quizá por eso se tiende a minusvalorarlo, considerándolo alguien sin personalidad y sometido a una reina oriental que lo manejaba a su antojo.

-¿Qué le atrae de su figura?

-Sobre todo tener la oportunidad de construir su imagen con rigor histórico. No pudo ser tan irresponsable como lo describen las fuentes antiguas de las que han bebido el cine, el teatro, la televisión y la literatura. Si fuera un pelele en manos de una reina extranjera, ¿cómo se explica que más de diez años después de la muerte de César conservase el apoyo de trescientos senadores? También resulta interesante observar como los autores antiguos le echan la culpa de la guerra civil no a Marco Antonio, sino a Cleopatra. Una muestra más de como la sociedad patriarcal utiliza los estereotipos de género para tratar de encontrar una explicación sencilla a hechos políticos extremadamente complejos.