La historiadora Carla Rubiera aborda la esclavitud infantil en el Aula de Cultura

Carla Rubiera./LVA
Carla Rubiera. / LVA

Para ello, la investigadora propone un didáctico viaje a la antigua Roma que comienza a las 19.30 horas, en el Centro de Estudios Universitarios

EVA FANJULAVILÉS.

«Hablamos de esclavitud en el mundo antiguo, decimos que salvajes eran estos romanos, pero cuidado porque esto sigue existiendo en el presente», advierte la doctora en Historia Carla Rubiera, profesora e investigadora de la Universidad de Oviedo.

Esta tarde, la experta en la antigua Roma expondrá en el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS, 'Huellas de la esclavitud infantil en la sociedad romana antigua'. Más allá de la divulgación, la charla propone un ejercicio de reflexión y concienciación acerca de una práctica de la que «en España nos beneficiamos. No tenemos en el portal de al lado a un niño o niña tejiendo veinticuatro horas al día pero sí que la ropa que llevamos puesta es fruto de un niño o de una niña a los que están esclavizando a 2.000 kilómetros», incide Rubiera. La investigadora recuerda que «por eso, el 16 de abril se celebra el 'Día mundial contra la esclavitud infantil'».

A través de documentos e imágenes la historiadora compartirá con los asistentes parte de la investigación sobre la esclavitud infantil entre los siglos I y III después de Cristo. En la época imperial, «los niños esclavos no eran considerados personas sino pertenencias, tratados como animales y obligados a trabajar en condiciones muy duras a partir de los cuatro o cinco años».

«Los niños esclavos eran tratados como objetos y trabajaban desde los 4 o 5 años»

Carla Rubiera concluye cuatro aspectos fundamentales que afectan a las condiciones de vida de los niños esclavos en la antigua Roma. Además de «la edad temprana en la que comenzaban a trabajar, el menosprecio social que en la antigua Roma sufrían los esclavos. Por su puesto, la vulnerabilidad de niños sin familia, porque en el mundo romano la familia de esclavos no se respeta, y los niños cuando nacen pueden separarse de sus madres. Y por último, la violencia que se concebía como herramienta de control de los esclavos», enumera.

Nusatita y Tasia

Carla Rubiera mostrará algunos documentos que acercarán al público del Aula de Cultura a las historias de dos niños que fueron esclavos en Hispania. Uno de ellos se llamaba Nusatita, que «posiblemente venía de la Tracia». También mostrará el contrato de una niña esclava llamada Tasia «a la que compraron a los seis años, que se presupone no tenía familia o quizá una niña libre que había sido abandonada por su familia, a la que alguien recupera, para a su vez venderla algún día».

Carla Rubiera, acabará su exposición mostrando fotografías más recientes de explotación infantil, para explicar la evolución del concepto de infancia. «Ahora tenemos una infancia hiperprotegida que contrasta con algunas imágenes bastante impactantes de los años treinta y cuarenta del siglo pasado de niños trabajando, o las de niños trabajando en la zona de Pakistán y la India y si las comparamos con las de la época romana tampoco hay tanta diferencia y es una herencia que tenemos todavía», concluye. La cita es alas 19.30 horas de esta tarde, en el Centro de Estudios Universitarios (La Ferrería, 7). Entrada libre hasta completar aforo.