El hombre que se quemó al limpiar una motosierra, trasladado a La Paz

La víctima, J. R. F., de 78 años de edad, padece quemaduras en la mitad de su cuerpo y permanece ingresado en el hospital madrileño

J. F. G. AVILÉS.

El hombre que el martes resultó gravemente herido por quemaduras al prenderse sus ropas cuando manipulaba en el trastero de su domicilio, en Versalles, una motosierra que acababa de manipular ha sido trasladado a la unidad de quemados del madrileño Hospital de La Paz. La víctima responde a las iniciales J. R. F., de 78 años de edad.

El accidente se registró en torno a las seis y media de la tarde en el número dieciocho de la calle de la Reconquista, enfrente del colegio de Versalles. La voz de alarma la dio su mujer mediante una llamada a la Policía Local en la que advertía que su marido se había quemado.

Al entrar en el inmueble los sanitarios desplazados en una UVI móvil percibieron humo y un fuerte olor a quemado, por lo que solicitaron la presencia de los bomberos.

El fuego se desató cuando una chispa entró en contacto con el combustible

Poco después encontraban al hombre tendido en el trastero, sito en la planta baja del edificio. Presentaba fuertes quemaduras, y tras ser estabilizado ante la gravedad de las lesiones fue trasladado en primera instancia en una UVI móvil al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo. Los bomberos, por su parte, comprobaron que no había incendio alguno, aunque sí un fuerte olor a gasolina mezclada con aceite y no llegaron a actuar.

Según confirmó posteriormente la Policía Local el hombre la había estado limpiando una motosierra con gasolina y una vez dio por finalizada la tarea decidió ponerla en marcha para comprobar si funcionaba correctamente. Fue entonces cuando ocurrió el grave accidente.

A expensas de que la investigación revele más detalles de lo ocurrido, todo indica a que al tratar de arrancar la máquina una chispa entró en contacto con restos de combustible que habrían quedado impregnados en su ropa, que prendieron rápidamente. Las llamas le ocasionaron importantes quemaduras que afectan a la mitad de su superficie corporal.

Una vez en el HUCA, fue trasladado a la unidad de quemados del Hospital de La Paz, el centro de referencia nacional para el tratamiento de quemados críticos, donde a la hora de cerrar esta edición permanecía ingresado.