El Hospital San Agustín incorporará un nuevo equipo de TAC este otoño

Una radiológica comprueba las imágenes obtenidas en un TAC. / JOAQUÍN PAÑEDA
Una radiológica comprueba las imágenes obtenidas en un TAC. / JOAQUÍN PAÑEDA

La máquina, que llegará en régimen de arrendamiento, supone un nuevo paso en la modernización del área de radiodiagnóstico del centro sanitario

RUTH ARIAS AVILÉS.

El Hospital Universitario San Agustín contará dentro de unos meses con un nuevo sistema de tomografía axial computarizada o, como se lo conoce, un TAC. Esta adquisición supondrá una nueva renovación de maquinaria en el servicio de radiología del centro sanitario de referencia del área III, después de que hace cuatro años se adquiriera otro costoso TAC de última generación y el año pasado un moderno mamógrafo de tecnología 3D.

El nuevo equipo proporcionará menor nivel de detalle que el adquirido en el año 2014, ya que es de dieciséis cortes mientras que el ya instalado es de 64. A cambio, emitirá menores dosis de radiación, por lo que será indicado para pruebas que no requiera de tanta precisión diagnóstica.

El TAC que llegará en unos meses lo hará en régimen de alquiler, una fórmula cada vez más frecuente en la sanidad asturiana, sobre todo en maquinaria de radiología, ya que acaba por resultar más económica y permite diferir el gasto en varios años, comprometiendo menos las cuentas de la administración. El contrato ha sido ya adjudicado a Canon por 334.000 euros por un plazo de dos años, en los que la compañía deberá hacerse también cargo del servicio de mantenimiento del equipo.

Buena parte de los equipos de los hospitales asturianos se han ido quedando obsoletos con los años, y en los últimos se está renovando parcialmente la maquinaria, en muchas ocasiones optando por esta fórmula del arrendamiento que, a la postre, está permitiendo disponer de equipos mucho más modernos a costes simulares o muy poco superiores a los antiguos, que requerían demasiado mantenimiento.

Listas de espera

Los TAC más modernos resultan además más rápidos que los equipamientos antiguos, lo que permitiría incrementar el ritmo de pruebas y seguir bajando la lista de espera del servicio, que se sitúa actualmente en las 552 personas en el área sanitaria. En el último año la lista de espera para someterse a una tomografía ha bajado en 199 personas, después de que el año pasado por estas mismas fechas la lista ascendiese a 751 personas.

La demora media se sitúa actualmente en los 58 días en la línea de casi todos los hospitales públicos del área central asturiana, con la excepción del Valle del Nalón, donde los pacientes solo esperan veintidós días de media para realizarse esta prueba radiodiagnóstica. En el hospital de Cabueñes, en Gijón, la demora se sitúa en los 44 días y en el HUCA llega a los 77. La espera media de los asturianos es de 66 días.

Los pacientes en lista de espera para pruebas radiodiagnóstica suman actualmente 424 para colonoscopias, 62 para mamografías, 1.013 ara ecografías y 531 para resonancias, además de los 552 que esperan para un TAC. La demora más alta se sitúa en la prueba de mayor demanda, la ecografía, donde la media es de 86 días.

El tiempo que los pacientes permanecen en lista de espera es desigual, y oscila entre los veinticinco días d las mamografías y los 86 de las ecografías. Los pacientes esperan para hacerse, por ejemplo, una colonoscopia una media de 52 días, mientras que las resonancias los mantienen en lista alrededor de cuarenta días.

La actividad más intensa se da en las ecografías, donde se superan las 1.500 mensuales. Los TAC también se sitúan por encima del millar y el resto de pruebas en cifras más bajas, aunque tampoco desdeñables. Cada mes se llevan a cabo en el san Agustín cerca de cuatrocientas colonoscopias, 650 mamografías y medio millar de resonancias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos