Los inquilinos de El Nodo y la Cofradía de Pescadores siguen lejos de un acuerdo

Eduardo Chedas muestra los problemas de los contadores. / P,. BREGÓN
Eduardo Chedas muestra los problemas de los contadores. / P,. BREGÓN

Los principales escollos son el aumento del alquiler que propone el cabildo y que no se les reconozca como socios de la entidad

E. FANJUL AVILÉS.

«Posiciones distanciadas», con estas dos palabras resume el abogado del colectivo residentes en El Nodo, Manuel Barba, el resultado de la primera reunión oficial mantenida con representantes de la Cofradía de Pescadores de Avilés para tratar de alcanzar un acuerdo sobre la actualización de las rentas de arrendamiento de las viviendas que componen el patrimonio de la corporación pesquera.

Durante este encuentro, la Cofradía habría trasladado el acuerdo adoptado por su órgano de gobierno a principios del año 2017 que, entre otras cuestiones, recoge «ofrecer a los nuevos arrendatarios una nueva renta calculada de manera objetiva resultante de elegir la de menor cuantía de la obtenida de las dos opciones siguientes: multiplicar la superficie útil de la vivienda por 4,25 euros el metro cuadrado o el 12% aplicado al valor catastral de la vivienda» .

Un ofrecimiento inicial que los inquilinos consideran que «no es aceptable». Según Manuel Barba, en estos momentos «las posturas están muy alejadas, ya que se parte de una renta de 3,10 euros y los incrementos propuestos por la Cofradía suponen aplicar precios de mercado, lo cual no se acepta por los afectados al entender que, como socios, los estatutos de la Cofradía les reconoce el derecho al disfrute de su patrimonio, el cual fue construido por el Instituto Social de la Marina y adquirido por la Cofradía para dotar de vivienda al colectivo de pescadores, beneficiarios por tanto de las mismas».

Además, el abogado Manuel Barba solicita que la Cofradía de Pescadores concrete y actualice sus propuestas para cada uno de los arrendatarios. Barba todavía confía en la negociación, «nadie ha dicho que sea un acuerdo fácil de alcanzar, pero lo intentaremos para evitar judicializar de nuevo el conflicto. Hay que buscar una solución intermedia que deje a ambas partes satisfechas y dé tranquilidad y seguridad jurídica».

Por su parte, los representantes de la Cofradía de Pescadores en la mesa de negociación declinan hacer declaraciones ni valoraciones sobre el proceso «hasta que éste no haya finalizado», manifestó a este periódico el abogado Miguel Ángel Palacios. Lo que sí se sabe es que, «tal y como recoge el acuerdo de la junta general de la Cofradía, si no quedan satisfechos o no hay acuerdo seguramente iniciarán de nuevo acciones judiciales contra los inquilinos», afirma Manuel Barba.

«Somos socios con derecho»

«Si ellos se cierran en banda con sus exigencias, nosotros nos cerraremos en banda con nuestros derechos». Así expresa el marinero en activo Eduardo Chedas el sentir general del colectivo de inquilinos de El Nodo afectado por este proceso. «Algunos no nos negamos a subir algo la renta, pero no como quieren ellos, y menos amenazando a la gente con burofax», añade. Chedas denuncia, además, que los responsables de la Cofradía «no se hacen cargo del mantenimiento de los edificios que dan pena y hemos sido los inquilinos los que hemos arreglado las averías siempre. De hecho, esta semana nos reunimos en el portal porque los contadores del agua están estropeados y ellos no se hacen cargo».

Otros afectados, en cambio, se niegan en rotundo a cualquier subida. «Somos socios con derecho a vivir aquí porque estas viviendas son para marineros en activo, jubilados y viudas. Muchos tienen pensiones de entre 400 y 600 euros. ¿Cómo van a vivir, cómo va a pagar la luz y demás gastos una viuda que cobra 450 euros si le suben la renta casi a 200 euros. La gente está ya desesperada», afirma Juan Ángel Hernández, jubilado de la mar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos