Los intoxicados por mercurio reciben del SESPA una propuesta de convenio

Los huelguistas y su portavoz, Dori Acevedo, posan antes de entrar a la reunión con el SESPA. /  ALEX PIÑA
Los huelguistas y su portavoz, Dori Acevedo, posan antes de entrar a la reunión con el SESPA. / ALEX PIÑA

Los tres afectados responderán el lunes al Servicio de Salud después de analizar el documento junto con sus abogados

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

El gerente del Servicio de Salud del Principado de Asturias (SESPA), José Ramón Riera, ofreció ayer a los tres trabajadores intoxicados por mercurio en 2012 mientras realizaban labores de mantenimiento en Asturiana de Zinc (AZSA) un nuevo convenio para la asistencia médica. Los trabajadores se comprometieron a analizarlo este fin de semana con la abogada que los asiste y facilitar una respuesta el próximo lunes, día 12 de noviembre.

El convenio parte del acuerdo que entre 2013 y 2014 estuvo vigente entre el SESPA, AZSA y la mutua Fremap. Este convenio se firmó para dar una mayor seguridad jurídica a la atención médica que los afectados venían recibiendo desde el Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). Como se sabe, las mutas son las entidades responsables del seguimiento clínico y la atención de los trabajadores que sufrieron un accidente.

Sin embargo, dada la gravedad y el alcance de este accidente, se organizó un equipo específico de atención coordinado por el servicio de Medicina Interna del HUCA. En ese atención se realizaron más de 600 consultadas y 300 pruebas diagnósticas en todos los servicios donde eran necesarios: urología, nefrología oftalmología, otorrinolaringología, maxilofacial, entre otros. Recientemente se ha incorporado al Instituto de Silicosis, un centro de referencia nacional, para el cuidado de los problemas en el aparato respiratorio.

En la elaboración del nuevo texto participaron los afectados en cuatro reuniones, si bien el pasado julio comunicaron al SESPA que eran contrarios a la firma del acuerdo. Entre las razones, era la ausencia de un toxicólogo concreto para coordinar al equipo multidisciplinar que los debía asistir.

Respecto a ese punto, un informe jurídico aseguró la imposibilidad de incorporar ese perfil profesional toda vez que no existe en el catálogo de especialidades reconocidas en la Ley 44/2003 de ordenación de las profesiones sanitarias. Además, tampoco es posible que un profesional ajeno al Servicio de Salud del Principado dirija a sus profesionales, según se explicó en las reuniones de trabajo.

Siguen los trámites

El rechazo de los afectados no impidió que tanto el SESPA como la mutua siguiesen la tramitación y remitiesen el borrador a la Dirección General de la Seguridad Social para su autorización. De esta manera se avanzaba en la gestión a la espera de poder retomar el diálogo con los afectados.

Una vez que el organismo realizó modificaciones, ambas partes cerraron el documento que ayer se presentó a los afectados. Ahora, después de ser asesorados deberán decidir si aceptan o no el nuevo convenio. La firma del nuevo convenio era una de las dos reivindicaciones de los tres trabajadores que ayer cumplieron once días en huelga de hambre.

Las analíticas evidencian la situación que atraviesan. «Estamos muy débiles y lo vamos notando», aseguró ayer Gabriel Calota, uno de los huelguistas que comentaba como uno de sus compañeros «casi se cae por las escaleras» por su debilidad.

Sin embargo, aunque el próximo lunes acepten el convenio, los tres huelguistas apuntaron ayer su voluntad de continuar su protesta a la entrada de Asturiana de Zinc. Y es que la segunda reivindicación es que la empresa siderúrgica asuma las facturas derivadas de las últimas revisiones médicas, unos 4.800 euros, según explicaba Calota. «Hicimos lo que siempre habíamos hecho, acudimos a la revisión anual fijada por los médicos y AZSA no quiere abonar los gastos, como se había comprometido».

Los huelguistas no ocultaban ayer su malestar por el manifiesto de la patronal asturiana de respaldo a Asturiana de Zinc. «Carecen de humanidad, no son personas, se portan como buitres», comentaban después de leer las declaraciones suscritas por Federación Asturiana de Empresarias, la Federación de Empresarios del Metal y la Cámara de Comercio de Avilés respaldando la gestión de la multinacional ante la mayor intoxicación por metales pesados en Europa Occidental.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos