Jardín de Cantos reclama un plan integral de urbanización del barrio

La secretaria de la asociación de vecinos de Jardín de Cantos, Ángela Albuerne, muestra la maleza en la acera de la calle que va al Colegio Principado, es solo un ejemplo . / MARIETA
La secretaria de la asociación de vecinos de Jardín de Cantos, Ángela Albuerne, muestra la maleza en la acera de la calle que va al Colegio Principado, es solo un ejemplo . / MARIETA

Se sienten olvidados por el Ayuntamiento mientras crece la maleza a su alrededor comiéndose aceras y escaleras

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Se sienten los olvidados de Avilés después de muchos años sin inversiones en sus calles lo que ha terminado por dejar a la vista en alguno de sus viales hasta los hierros que en su día sirvieron de base para construir la carretera. Es el barrio de Jardín de Cantos, está a cinco minutos caminando del centro histórico de la ciudad pero, en opinión de la asociación de vecinos, está a miles de kilómetros de distancia de otros barrios de Avilés en cuanto a urbanización, mantenimiento y accesibilidad. Y, por qué no decirlo, incluso a capacidad de influencia para conseguir ser escuchados. Baste como ejemplo que a pesar de que han solicitado de todas las formas posibles que se les informe sobre el plan de limpieza y recogida de basura y reciclaje que existe para el barrio, solo han tenido el silencio como respuesta.

La secretaria de la asociación de vecinos, Ángela Albuerne, señaló a LA VOZ todos los puntos críticos de Jardín de Cantos que ya no pueden esperar más tiempo atención por parte del Ayuntamiento. Los problemas de accesibilidad en una buena parte de la zona es lo que más les preocupa, hay edificios a los que no puede llegar una ambulancia o el camión de bomberos, de ahí que entiendan que es necesario acometer el diseño de un plan integral de urbanización que permita terminar con este problema histórico de accesibilidad. Recuerdan que en otros barrios lo ha habido y creen que ya les ha llegado el turno después de años de espera.

Pero, antes de llegar a eso, que se efectúe el mantenimiento de lo que hay también es importante. Porque la maleza se está comiendo las aceras y las escaleras que sirven de acceso a las viviendas en todo el barrio, lo que complica todavía más a los vecinos su día a día. «Nadie puede imaginar lo que resbalan estos escalones en los días de lluvia, hay que subir y bajar con muchísima precaución y eso no evita muchas veces caídas porque, sin las hierbas que crecen en ellos, los escalones ya son de por sí solos desde hace tiempo un peligro porque están completamente destrozados y te puedes tropezar en cualquier punto», señala la dirigente vecinal.

Más información

Las pocas zonas para niños y jóvenes que tiene el barrio también requieren atención inmediata. El caucho que conforma el suelo de los parques de juegos infantiles tiene mantenimiento habitualmente, pero necesitaría ya ser cambiado. Aunque, el mayor hincapié lo pone la asociación sobre la cancha de baloncesto, a la que hay dos formas de llegar: por unas escaleras en muy mal estado o un camino de tierra y hierba casi en peores condiciones. Además, este invierno se produjo un argayo en la ladera de esta cancha que sigue esperando solución. Ahora unas cintas advierten de él sin más. En cuanto al equipamiento, las bases de las canastas serán pronto completamente del color óxido y si no se pone remedio la maleza que ya se ha comido la acera empezará a cubrir también la cancha.

No es el único punto donde la hierba y las plantas crecen sin control sobre la acera. Es una imagen que se repite en muchas zonas del barrio. Pero a ello se suman las fincas sin segar que en su día fueron propiedad de Cristalería Española y que después de una operación urbanística fallida a principios de este siglo ahora están en manos del banco malo. La asociación de vecinos reclama al Ayuntamiento que obligue a la entidad a realizar el mantenimiento necesario «y nos quite la basura, la maleza y las ratas de delante de nuestras casas». Pero también pide la entidad un poco de colaboración a los propios vecinos que desde hace años ocupan parte de esos terrenos como huertos. Algunos fueron abandonados con sus casetas incluidas y ahora son solo maleza y ruinas que contribuyen un poco más a dar ese aspecto de dejadez que tiene Jardín de Cantos.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos