La Justicia dice que no se puede sancionar por un tique de la ORA colocado del revés

La Justicia dice que no se puede sancionar por un tique de la ORA colocado del revés

Un avilesino logra que se le retire una multa de 90 euros porque aunque la ordenanza exige que se fije «convenientemente», no lo castiga

C. R.AVILÉS.

Le impusieron una multa de noventa euros porque el tique de la ORA estaba del revés sobre el salpicadero de su vehículo y el empleado de Dornier no pudo verificar los datos. El sancionado recurrió sin éxito ante el Ayuntamiento y después presentó un recurso en el Juzgado de lo Contencioso-administrativo Número 4 de Oviedo que le ha dado la razón. La sentencia reconoce que el tique estaba del revés y no se podía verificar que correspondía a ese día y estaba dentro de los márgenes horarios pero, como la ordenanza municipal no sanciona este despiste, le retira la multa.

Los hechos aclarados este verano tuvieron lugar el 17 de septiembre de 2018 en una calle con estacionamiento regulado. El recurrente aseguró durante el juicio celebrado en junio que disponía de tique, pero que este se había dado la vuelta y no era visible. Pedía, además, que de imponer sanción, esta fuera proporcionada. Por su parte el letrado del Ayuntamiento expuso que la falta de atención del conductor había impedido al empleado de la ORA controlar el pago del estacionamiento y argumentó que la multa entraba dentro de la horquilla establecida por la ley.

Tanto de la prueba practicada como de las fotografías que obraban en su poder, el juez dedujo que el recurrente tenía tique autorizado para estacionar, pero no fue lo suficientemente diligente como para que este no se diera la vuelta y fuera visible desde el exterior. En cualquier caso, la infracción administrativa que se le imputaba era «no disponer del título que autorice el estacionamiento o excederse en el tiempo máximo permitido por la autorización», y eso no ocurrió.

El juez rechaza que esta sentencia anime a otros conductores a engañar al Ayuntamiento

«La declaración del ahora recurrente, la copia del tique y las propias fotografías del empleado de la ORA denunciante, especialmente la que muestra el tique al revés en el salpicadero, permiten considerar, con un alto grado de probabilidad, que efectivamente el vehículo en cuestión contaba con la autorización para estacionar» y si bien es cierto que «no cumplió lo exigido en la propia ordenanza municipal que expresamente señala: 'el tique físico del estacionamiento deberá ser colocado en la parte interior del parabrisas del vehículo, fijándolo convenientemente para evitar su caída y de forma que resulte perfectamente visible desde el exterior', se trata de una infracción que no está, sin embargo, sancionada con ninguna multa en la ley ni en la ordenanza».

El juez es consciente de que esta conclusión podría animar a algunos vecinos a «engañar» al Ayuntamiento, pero el hecho de que exija un «importante esfuerzo probatorio» le lleva a considerar que serían 'casos excepcionales' los que llegasen hasta el juzgado.