Queda en libertad el único encarcelado por la agresión en Piedras Blancas

El joven fue conducido a la cárcel tras prestar declaración en los Juzgados. . / MARIETA
El joven fue conducido a la cárcel tras prestar declaración en los Juzgados. . / MARIETA

Se le impone una orden de alejamiento de 150 metros sobre la víctima y la obligación de personarse cada quince días en el juzgado

C. R.AVILÉS.

La titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Avilés ha dejado en libertad a F. B. R., de 33 años de edad, el único de los cuatro detenidos por una agresión en Piedras Blancas que permanecía en prisión provisional desde el pasado martes 9. F. B. R. no fue el autor material del golpe, pero la magistrada decretó prisión como medida cautelar al apreciar riesgo de fuga.

Su abogado, Juan Pablo Llera, solicitó la revocación de esta medida al considerar que había sido adoptada por un malentendido durante la declaración de su cliente en sede judicial. Al parecer, se le preguntó si tenía familia y él respondió negativamente al entender que se referían a esposa e hijos. Precisamente esa vinculación y arraigo con Avilés fue la base de un recurso que se ha resuelto favorablemente para él, que ayer abandonó el Centro Penitenciario de Villabona.

Sobre él pesa ahora, como sobre el resto de los detenidos, una orden de alejamiento de 150 metros, la prohibición de comunicarse con la víctima y fichar en el juzgado los días 1 y 15 de cada mes en su condición de investigados por un presunto delito de lesiones.

Los hechos ocurrieron el 6 de julio cuando, a las 4.30 horas de la madrugada, el grupo de amigos tuvo un encontronazo con la víctima en las fiestas de Piedras Blancas. Tras una breve trifulca que se trata de esclarecer, A. S. G. golpeó a L. E., ecuatoriano de 31 años, que cayó al suelo. Los cuatro jóvenes salieron corriendo de la zona y, según su versión, no lo vieron caer ni supieron el alcance de sus lesiones hasta que lo vieron en los medios. El agredido ha estado diez días ingresado en el Hospital Universitario Central de Asturias y ya está en su domicilio con problemas en un oído. Él asegura que, una vez en el suelo, recibió varias patadas.

Ambas partes se conocían de vista. Según la víctima, se le cayó el cigarrillo hacia atrás, justo donde estaba la pandilla a la que ahora se investiga. El grupo se habría molestado y soltó ese primer golpe en el que todos (agredido y agresores) están de acuerdo. A partir de ahí no hay más coincidencias en las versiones. Según los cuatro jóvenes, A. S. G. le golpeó y todos se marcharon corriendo sin ser conscientes de su estado. Mientras la víctima, L. E. asegura por su parte que una vez en el suelo, en el que impactó de cara, fue pateado y le empezaron a sangrar los oídos. Fue atendido rápidamente por los sanitarios que se encontraban de guardia en la zona.

El lunes 8 de julio el autor material del golpe se entregó a la Guardia Civil y declaró en el cuartel en presencia de su abogado. Su relato facilitó la detención, ese mismo día, de los otros tres implicados. Al día siguiente, tras una jornada maratoniana en los juzgados de Avilés, la magistrada decretó libertad provisional para tres de los implicados y prisión provisional para F.B.R. a la que ayer se puso fin.