Las licencias de puntos de carga de coches eléctricos se tramitarán a partir de mayo

Jornada sobre carga ultrarrápida de coches eléctricos celebrada el año pasado en el Niemeyer. /  MARIETA
Jornada sobre carga ultrarrápida de coches eléctricos celebrada el año pasado en el Niemeyer. / MARIETA

La nueva ordenanza municipal entrará en vigor a partir del día 2 en el caso de que no haya alegaciones, que se resolverían en el Pleno

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

Los interesados en habilitar estaciones de carga de vehículos eléctricos en la vía pública podrían solicitar la correspondiente licencia al Ayuntamiento de Avilés a partir del próximo mes de mayo. Es el panorama más favorable para la puesta en marcha de la nueva ordenanza municipal, cuyo periodo de alegaciones está en su recta final. Finaliza el día 2, momento a partir del cual entraría en vigor la regulación. En el caso de que haya alguna alegación, tendría que ser resuelta en el Pleno municipal.

El modelo elegido por Avilés deja abierta la concesión de licencias de modo discrecional. Es decir, ni hay límite ni de plazas ni de puntos de carga de vehículos eléctricos. Cualquiera puede presentar su proyecto, siempre y cuando cumpla los requisitos de la ordenanza. Esos serán los criterios que se seguirán desde el Consistorio para dar o no el visto bueno a la licencia. En cualquier caso, al tratarse de proyectos sencillos el gobierno municipal espera que el tiempo de tramitación de los permisos sea corto.

El texto, de aplicación en todo el término municipal, busca promover la utilización de turismos, motocicletas, cuadriciclos, microbuses o comerciales de menos de 6.500 kilogramos de masa máxima autorizada que dispongan de tecnologías BEV (vehículos eléctricos puros), REEV (vehículos eléctricos de autonomía extendida) o PHEV (vehículos híbridos enchufables).

Las autorizaciones que conceda el Ayuntamiento de Avilés en el marco de esta ordenanza permitirán, a las personas físicas o jurídicas solicitantes, la instalación en la vía pública de puntos de recarga con una o varias tomas, que podrán contar con tecnologías de carga «semirrápida (de 15 a 40 kW), rápida (de 40 a 100 kW) o ultrarrápida (superior a 100 kW)».

Las licencias que se otorguen «detallarán en cada caso los requisitos y condiciones de acceso al servicio de recarga, así como las tarifas y modalidades de pago disponibles para las personas usuarias en cada caso. Esta información deberá figurar en las solicitudes para la instalación de estos puntos».

Las autorizaciones se otorgarán «discrecionalmente» y tendrán una vigencia de cuatro años. Permitirán el uso común especial de la vía pública tanto para la instalación de los puntos de recarga como para la delimitación de las plazas de estacionamiento que se habiliten para su uso. La ordenanza establece que estas plazas «deberán estar claramente delimitadas mediante señalización horizontal y vertical».

El tiempo máximo de permanencia que la ordenanza establece para los vehículos que hagan uso de estas plazas es de dos horas, «siempre y cuando el vehículo se encuentre realizando el servicio de recarga». No respetar estas normas está considerado como infracciones a esta ordenanza, que tendrán consideración de leves «conforme a lo establecido a la normativa de Tráfico y Circulación de Vehículos».

El objetivo del gobierno local es que los puntos se repartan de forma estratégica en el centro y los barrios de la ciudad.