Llaranes a través de sus elementos

José Ángel del Río, ayer junto a parte de sus trabajos en el centro sociocultural de Llaranes. / O. ANTUÑA
José Ángel del Río, ayer junto a parte de sus trabajos en el centro sociocultural de Llaranes. / O. ANTUÑA

El Club Popular inaugura curso con una muestra pictórica de Del Río Gondell sobre referencias que fueron «señas de identidad»

C. DEL RÍO AVILÉS.

La compuerta del río Arlós a su paso por Llaranes, el primer teléfono público, los dibujos de los jardines, el suelo de la Plaza Mayor o el lavadero público. Son algunos de los elementos que José Ángel del Río Gondell recrea en la exposición pictórica 'Llaranes. 40 señas de identidad desaparecidas o en riesgo de desaparecer', en el Centro Sociocultural del barrio, con la que el Club Popular de Cultura Llaranes inauguró ayer el nuevo curso.

Cuarenta lienzos que sirven para recorrer el Llaranes de ayer sin otro objetivo que recordarlo porque «las generaciones se van renovando y hablan de lugares o elementos que ya no existen o, a veces, ni eso». El mejor ejemplo tal vez sea la compuerta del río Arlós, «que durante muchos años estuvo ahí sin que nadie supiera por qué, igual que en Avilés se habla de la 'Cabeza de caballo' o 'El Arbolón' sin que muchos lo hayan conocido».

En el recorrido guiado, el expresidente del Club Popular y ahora socio de honor, rememoró que después de haber sido un río «idílico», el Arlós se convirtió en una «auténtica cloaca». «Cuando empezaron a construir en La Luz y Corvera y no se canalizó, todo pasaba por allí. Se convirtió en un río inmundo. Había entonces una compuerta que cuando el río menguaba de caudal, en verano, se cerraba para desviar el agua por la canalización subterránea del poblado. Se aprovechaba para limpiar con cal viva el cauce y matar todo». Pero esa compuerta, que durante mucho tiempo estuvo allí y nadie sabía qué función había tenido, un día desapareció sin más.

Ahora él la recuerda en sus pinturas junto el «aquel diseño especial que tenía el suelo de la Plaza Mayor» o el primer teléfono público del barrio, «que solo permitía hacer llamadas internas a la empresa».

Serie pictórica

No es la primera vez que José Ángel del Río Gondell coge sus pinceles para plasmar la historia del ayer. Se estrenó con el barrio gijonés del Natahoyo, donde nació, y con La Calzada, donde creció. Ahora ha hecho lo propio con Llaranes y asegura que tiene material para una nueva tanda de pinturas. «He intentado plasmar realidades o ideas que te van quedando del ayer, señas de identidad y referencias que, de repente un día, dejas de ver. No eran ni buenas ni mejores, simplemente diferentes. En realidad, esto nos pasa por ser viejos», bromeó.

En la recreación de esos elementos, Del Río se ha valido de su memoria y de fotografías, en muchos casos indirectas, de lugares y elementos entre los que intercala cuadros de puertas, balcones o ventanas. «Las cosas van desapareciendo las cosas. Unos las olvidan y las nuevas generaciones no la conocen», explicó.

La muestra 'Llaranes. 40 señas de identidad desaparecidas o en riesgo de desaparecer' se podrá visitar hasta el próximo día 29 de septiembre, en el horario habitual del Centro Sociocultural de Llaranes.

Temas

Avilés

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos