«Llevamos menos rescates que otros años, pero son demasiados»

Ignacoi Flórez, sobre una de las pasarelas de las dunas de El Espartal. / PATRICIA BREGÓN
Ignacoi Flórez, sobre una de las pasarelas de las dunas de El Espartal. / PATRICIA BREGÓN

Ignacio Flórez es el coordinador de Salvamento en las playas de Castrillón. El servicio se reduce a un retén formado por ocho socorristas con base en Salinas y San Juan a partir de mañana lunes

J. F. GALÁN SALINAS.

La afluencia a las playas decae a medida que otoño se acerca en el calendario. A partir de mañana lunes Salvamento se verá reducido a un retén. Ignacio Flórez, el coordinador del servicio en Castrillón, hace balance de la temporada en las playas del concejo.

-¿Cuántos socorristas formarán el retén?

-Nueve incluyéndome a mí. Se mantendrá activo hasta el día 30 de septiembre en el mismo horario que hasta ahora, de once y media de la mañana a siete y media de la tarde, pero únicamente en Salinas y San Juan, donde se habilitarán sendas zonas de baño.

-¿Y el resto de las playas?

-No tendrán vigilancia de forma presencial, pero lógicamente en caso de emergencia nos desplazaríamos inmediatamente en moto de agua o por carretera.

-Todavía es verano. ¿Se queda corto el servicio?

-No. Ya desde principio de septiembre la afluencia a las playas baja mucho, y a partir del día que comiencen los colegios cae en picado.

-¿Ha habido mucha afluencia este año?

-En junio y julio el mal tiempo restó público pero en agosto, que fue bastante más soleado, hubo mucha gente, más o menos la misma que en años anteriores.

-¿Cuántos rescates han realizado?

-Normalmente son unos cuarenta en todo el verano, y este estamos un poco por debajo, quizá debido a esa escasez de sol en julio. Con todo, siguen siendo demasiados rescates.

-¿En qué zonas se concentran?

-La mayoría fuera de las de baño. En muchos casos eran surfistas sin experiencia con tablas de alquiler que al verse atrapados en una corriente perdían el control.

-¿Cuál ha sido el más difícil?

-Quizá uno en el que a siete u ocho de esos surfistas les sucedió eso mismo a la vez, pero tampoco fue especialmente complicado. Más que nada fue que al ser muchos al mismo tiempo hubo que emplear casi todos los recursos.

-También hubo que lamentar una víctima mortal.

-Desgraciadamente sí, el 15 de agosto, un hombre que se bañaba en una zona habilitada de la playa de Salinas. Le dio un infarto, y aunque fue rescatado rápidamente todos los intentos de los socorristas y del equipo sanitario por mantenerlo con vida resultaron inútiles.

-Un año más la zona en la que se realizaron más rescates fue la de El Espartal.

-Sí, es la parte de la playa más expuesta al mar. Pero también hubo bastantes en la zona más próxima al Museo de Anclas de Salinas y en la más occidental de Santa María del Mar.

-También han tenido que recurrir en varias ocasiones a la policía.

-La mayoría de las veces ante incumplimientos reiterados de la normativa que regula la presencia de perros en una parte de la playa de Bayas y de surfistas en las zonas de baño, y siempre después de advertir una y otra vez al infractor. Solo entonces nos vemos obligados a llamar no a la policía, sino al 112, que es quien toma la decisión.

-En Salinas cada vez hay más tablas, más campeonatos y más es cuelas de surf ¿Dificultan el trabajo de salvamento?

-Cuanta más gente hay en la playa, más trabajo para los socorristas y más posibilidades de que suceda algo. Con las escuelas de surf no hay conflicto, en todo caso sí lo hay con algunos surfistas inexpertos que no cumplen la normativa.

-¿Y con los propietarios que acuden con sus perros a Bayas?

-Algunos tampoco respetan la ordenanza municipal que regula su presencia y surgen problemas. Siempre intentamos resolverlo explicando con buenas palabras que hay que acatar la normativa, pero si hacen caso omiso nuestra obligación es avisar al 112. La realidad es que este año la Policía Local se ha dejado ver bastante por Bayas y ha impuesto multas.

-Hay días que a las 19.30 horas la playa sigue llena.

-El horario es el que es. Cubre las horas centrales y aunque es cierto que hay días que cuando cesa el servicio todavía queda mucha gente en la playa, ampliar el horario requeriría más recursos.

-¿Se hace caso a los socorristas?

-Salvo excepciones aisladas, sí. Y cada vez nos hacen más preguntas acerca del estado del mar y de las corrientes. En líneas generales hay más conciencia de que es un medio que puede resultar peligroso y que por tanto hay que respetar, y también de que si los socorristas estamos aquí no es para prohibir nada, sino para impedir en la medida de lo posible que pase algo e intervenir cuando pasa.

-¿Repetirá el próximo verano como coordinador?

-Es es mi intención, me gusta mi trabajo.

-¿Qué se podría mejorar?

-En mi opinión el servicio es bueno, tanto en lo que se refiere a los medios como a la formación de los socorristas, pero todo se puede mejorar. Precisamente por eso entrenamos dos días a la semana, para mejorar.

-Hay voces que afirman que la señalización es insuficiente.

-Las corrientes marinas son dinámicas, por la mañana pueden estar en un sitio y por la tarde en otro, y más aún en playas tan expuestas como la de Salinas. Hay paneles en todos los puestos así como en el paseo que indican las zonas más propensas a ellas y su funcionamiento, pero más allá de ahí instalar una señalización estática no es viable. Al margen de eso, durante las horas de servicio las zonas de baño y las que no lo son están bien señalizadas, y si es necesario se van cambiando en función del estado de la mar.

-Lo que sí se ha perdido es arena.

-En gran medida como consecuencia de los fuertes temporales que hubo en invierno. El nivel de arena afecta a las corrientes, sobre todo en marea baja, cuando se abren pozos y resulta complicado habilitar una zona de baño en la zona central de la playa de Salinas. Este año también se forma una corriente en pleamar a la altura del Balneario que tira de forma lateral hacia la derecha con bastante fuerza. Precisamente ahí fue donde se llevó a cabo el rescate de esos siete u ocho surfistas.

-¿Cree que un nuevo aporte mejoraría la situación?

-Se echó una vez y el mar se la llevó. La arena no se pierde, se va, así que en todo caso creo que habría que hacer un estudio muy serio para conocer el ciclo y buscar una posible respuesta, como ya se ha hecho en otros países, y no echarla a la ligera.

-¿Qué aconseja a quienes se bañen a partir de ahora en playas sin vigilancia?

-Lo de siempre. Máxima precaución, sentido común y bañarse siempre en las zonas donde rompen las olas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos