Maderas Costiña no descarta que el incendio de Maqua fuese intencionado

La madera almacenada en el solar resultó completamente calcinada, y los postes telefónicos sufrieron importantes daños. / OMAR ANTUÑA
La madera almacenada en el solar resultó completamente calcinada, y los postes telefónicos sufrieron importantes daños. / OMAR ANTUÑA

Un retén de bomberos permaneció toda la noche del sábado en la zona realizando tareas de refrigeración y vigilancia para evitar su reactivación

FERNANDO DEL BUSTOMAQUA.

Los responsables en Asturias de Maderas Costiña, la empresa que el pasado sábado sufrió un incendio que destrozó los 4.000 metros cúbicos de restos de palés y embalajes de madera que tenía almacenados para astillar, no descartan que el fuego fuese provocado.

«Es cierto que veníamos de días de calor, pero no descartamos que fuese provocado», comentaron ayer a LA VOZ DE AVILÉS sin querer entrar en más detalles sobre las posibles causas o sospechosos. El fuego calcinó toda la madera que hoy lunes debían astillar.

La rápida intervención de los trabajadores que estaban en otras empresas salvó de las llamas una de las palas de la empresa, también se logró alejar del fuego la máquina astilladora, si bien sufrió importantes daños que deberán aún ser cuantificados.

Ayer, los restos del incendio seguían siendo visibles. La parcela aún humeaba por la tarde y el olor a quemado impregnaba todo el polígono. También se veían los restos de las vallas perimetrales de la finca que los bomberos debieron tirar para facilitar su trabajo. El poste de teléfono quemado y el cableado por el suelo completaba el panorama después del incendio que, durante la mañana del sábado, mantuvo en vilo al polígono de Maqua.

El retén de Bomberos de Asturias abandonaba a primera hora de la mañana el lugar. Ya no quedaban brasas de la madera, sólo ceniza y los pocos rescoldos que humeaban no ofrecían ningún peligro. Además, las previsiones meteorológicas eran favorables.

Hoy lunes, el polígono seguirá viviendo las consecuencias del incendio del pasado sábado. Por ejemplo, la empresa Mármoles Cachorro, que se encuentra justo al lado de la parcela que almacenaba la madera que ardió, recibirá la visita de los peritos de las aseguradoras para analizar los daños en la madera. Buena parte de la tira de matorral que separa la nave de la compañía del solar incendiado también ardió. El sábado llegaron a saltar las alarmas por el exceso del calor y había dudas sobre la su repercusión sobre la cubierta, de material metálica.

También queda por ver cómo afectará a Maderas Costiña. La máquina de astillar los palés, operación que debía iniciarse hoy, sufrió graves daños. Además del valor de la madera que podría tener un valor en el mercado de 200.000 euros.

Más a medio plazo, están los propios retos de conservación del polígono, donde el pasado sábado funcionaron algunas tomas de agua, pero otras no llegaron a ser operativas. Uno de los objetivos del Ayuntamiento de Gozón es que en este mandato se ponga en marcha una entidad de conservación, similar a las existentes en otros polígonos industriales. De hecho, cuenta con una subvención del Instituto de Desarrollo Económico del Principado para impulsar este proyecto. La subvención también se destinará a mejorar la seguridad vial del polígono de Maqua, uno de los principales puntos industriales de Gozón y que alberga un pujante tejido empresarial.

El polígono ya contó en el pasado con una asociación de propietarios, pero las discrepancias con el Principado terminaron provocando su disolución.