«Mantener inalterables unas ideas va contra la evolución»

Sharon Calderón, eyer en la pasarela de acceso al Niemeyer desde la antigua Pescadería. / OMAR ANTUÑA
Sharon Calderón, eyer en la pasarela de acceso al Niemeyer desde la antigua Pescadería. / OMAR ANTUÑA

Sharon Calderón, concejala de Ciudadanos: «Entendía que en el PSOE no había sitio para mí. En Ciudadanos veo coherencia y ocupar el centro te ofrece una perspectiva privilegiada»

J. F. GALÁNAVILÉS.

Sharon Calderón es una de las muchas caras nuevas de la presente Corporación. Expresidenta de la federación territorial de triatlón y exvicepresidenta de la española, es licenciada en Filosofía y trabaja por cuenta propia en una empresa de oratoria y comunicación. Fue militante del PSOE y es concejala independiente de Ciudadanos.

-¿Por qué se dio de baja en el PSOE?

-Entendía que en ese partido no había sitio para mí. Soy una de esas personas que cree que cambiar es bueno. Va en contra de la opinión generalizada y sé que no está bien visto, menos aún en política, pero considero que mantener inalterables unas ideas va en contra de la evolución. Las circunstancias y uno mismo van cambiado a lo largo de la vida, y hay que acompasarse. Yo reivindico el derecho a cambiar.

-¿Qué le ha llevado a Ciudadanos?

-Creo que en este momento es el proyecto que mejor encaja en mi visión de las cosas y de la ciudad. Veo coherencia, cosa de la que otros adolecen. Además, estar en el centro te ofrece una perspectiva privilegiada y te permite abrazar las buenas ideas vengan de donde vengan, no como en otros partidos en los que impera una marcada ideología. Las buenas ideas no se pueden despreciar simplemente por su origen.

-¿La ideología es un corsé?

-Algunas sí que lo son. Solo hay que repasar la historia. Evolucionar es bueno. Hay que adaptarse, y a veces requiere un cambio de mentalidad.

-¿Cómo ha sido el aterrizaje en el Ayuntamiento?

-La verdad es que ha sido impecable. A mí me gusta rodearme de gente que sepa más que yo, para aprender, y en Ciudadanos hay gente con mucha experiencia de la que estoy aprendiendo mucho.

-¿Cómo se ve la Corporación desde dentro?

-Observo menos crispación de la que se percibe socialmente. Al final todos queremos lo mejor para Avilés, lo único que cambia es la línea que cada cual considera que hay que tomar para conseguirlo.

-¿Cuál es la línea que establece Ciudadanos?

-La sensatez, el sentido común, el abrazar las buenas ideas sin dogmatismos, que ya es mucho.

-¿Compaginará el cargo con su labor profesional

-Por supuesto. Ni me he planteado la posibilidad de abandonar mi vida profesional. La política ha de ser algo transitorio.

-Tiene media liberación.

-Soy autónoma, y no voy a poder dedicarme a mi empresa como hasta ahora. La política requiere tiempo y dedicación.

-¿Qué posibilidades ve de llegar a pactos con el PSOE?

-Cuando pongan las propuestas sobre la mesa lo iremos viendo. Como no trabajamos desde un punto de vista dogmático se discutirán y se decidirá en función de lo consideremos más positivo para Avilés.

-¿Cuáles serán sus propuestas?

-Las habrá, pero yo soy muy respetuosa. Anunciarlas corresponde a la portavoz, Carmen Pérez Soberón, no a mí.

-¿Hay alguna línea roja?

-A día de hoy no, pero aún no se ha dado ningún paso.

-¿Cuáles son, a su juicio, las prioridades de Avilés?

-Las que dijimos en campaña, terminar en la medida de lo posible esos grandes proyectos que llevamos veinte años cargando a las espaldas y revitalizar la ciudad en general.

-¿Sigue practicando deporte?

-Por su puesto, nadar, andar en bicicleta y correr, aunque la bici la tengo un poco abandonada. No compito desde hace tres años, pero espero volver. Me gusta mucho.

-¿Cómo valora la situación de las instalaciones deportivas municipales?

-No me voy a encargar del deporte. Mi área es promoción social y cultura.

-Como usuaria tendrá una opinión.

-Sí, pero como no tiene más interés que la de cualquier otro ciudadano prefiero guardármela.