Mario Gas estrena 'La Strada' de Fellini, «una lección de teatro maravillosa»

De izquierda a derecha, la productora, el director Mario Gas, Carlos Cuadros y los actores Verónica Echegui, Alberto Iglesias y Alfonso Lara. /  MARIETA
De izquierda a derecha, la productora, el director Mario Gas, Carlos Cuadros y los actores Verónica Echegui, Alberto Iglesias y Alfonso Lara. / MARIETA

El realizador alaba a su elenco y una historia «potente», apenas representada, sobre las contradicciones del ser humano

C. DEL RÍO AVILÉS.

Es una historia triste y conmovedora, pero 'La Strada' de Fellini adaptada por Gerard Vázquez y llevada al teatro por Mario Gas es principalmente una obra bella. Podrá juzgarlo el público que hoy llenará el auditorio del Centro Niemeyer en el estreno absoluto de esta versión «libre, pero fiel al guión de la película» que ayer su satisfecho equipo presentó en rueda de prensa ante el convencimiento de estar ante una «lección de teatro maravillosa». La definición es de Carlos Cuadros, el director general del centro cultural que tras ver el ensayo no dudó en calificar la obra de «bella» por encima de cualquier otro adjetivo.

'La Strada' ha sido llevada muy pocas veces al teatro, una motivación extra para el director de dar forma a una de las obras imprescindibles del séptimo arte. No solo por la potencia de la historia sino también por su estética, con sus componentes oníricos y 'clownescos'. «Es una historia potente, que se aguanta muchísimo porque son seres humanos en contradicciones puras y que buscando su ubicación están labrando su autodestrucción con poco margen para la felicidad, aunque la buscan, y en un ambiente hostil. En un ambiente como el circo que es una metáfora de la vida cotidiana: esos payasos que tienen que hacer reír cuando realmente están instalados en una vida depauperada», interpretó un Mario Gas, que reconoció haber abordado el título del director italiano «con mucho respeto, sin ataduras ni distancias».

Si la historia es buena, la interpretación de Alberto Iglesias, Alfonso Lara y Verónica Echegui no se queda atrás. Al parecer no es Gas un director «almibarado», pero ayer no escatimó elogios hacia un elenco del que destacó «su solvencia, profesionalidad, estudio, disciplina y capacidad de enseñarme cosas». Piropos de ida y vuelta que desvelaron la buena conexión del equipo.

Alfonso Lara, a quien Gas había pretendido en numerosos proyectos anteriores, descartó que 'La Strada' de Fellini sea una obra neorrealista. «No son neorrealistas para nada, son seres que nos plantean preguntas sobre la inocencia, el miedo y el poder del mundo. Es un privilegio estar con este material tan sensible». El que pone en contacto a Gelsomina (Echegui), una muchacha ingenua y tranquila vendida por su madre a un violento forzudo de circo, Zampanó (Lara), en la Italia de la postguerra. Entre ellos surge un atisbo de amor hasta que se encuentran con El Loco (Iglesias), otro artista de circo que provocará los celos de Zampanó y con ello un trágico desenlace.

«Es una historia de amor muy triste en la que pasan muchas más cosas. La búsqueda, el descalabro, la dominación, la alineación, los miedos...», enumeró Gas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos