Entre la Marquesina y el Anguleru

Fernando González, en la ría de Avilés./PATRICIA BREGÓN
Fernando González, en la ría de Avilés. / PATRICIA BREGÓN

Creador del personaje que inauguró el humor en la televisión autonómica, es también uno de los padres del pescador de San Juan de la Arena que llega siempre por Navidad

Cristina Del Río
CRISTINA DEL RÍOAvilés

Cuando en el Documento Nacional de Identidad se señaló que había nacido en San Juan de la Arena, el camino de Fernando González García quedó marcado para siempre. Él no lo supo hasta muchos años más tarde, de hecho ni siquiera hoy está seguro de que ahí se empezara a escribir su destino, pero a la vista de su trayectoria, esta parece ser la primera huella de una comunión fraguada años después en Madrid. Sí, a kilómetros de distancia, cuando le preguntaban de dónde era y para situar su pueblo tenía que tomar como referencia Cudillero. Nació ahí un localismo bien entendido que este director de contenidos de la productora Proima-Zebrastur supo (y quiso) canalizar a través de la Asociación Cultural Garabuxada, primer ejemplo del Bajo Nalón del asociacionismo activo y de revitalización de una zona. Este último año han nacido otras dos plataformas/asociaciones muy reivindicativas y activas, pero Garabuxada lleva once años marcando el camino y sirviendo de ejemplo en muchos otros lugares de Asturias. Mostrando que aparte de protestar en la barra del bar, se pueden y se deben proponer soluciones. Aunque como daño colateral se le saquen los colores a más de uno.

Fernando no nació en La Arena, sino en el hospital de referencia del área sanitaria III, el San Agustín, y creció en una pequeña localidad que había sucumbido al imán de la industrialización. La boyante industria pesquera del pueblo se fue a pique de un día para otro tras la instalación de las siderurgias que se llevaron a los pescadores y marineros de la zona a Avilés.

Fernando y el resto de chiquillos de la quinta jugaban a la pelota entre las fábricas de conservas en ruinas, testimonio silente de una fortaleza expugnada en la que Fernando ve todavía un cofre del tesoro sin abrir. Considera la pesca, estas fábricas y el transporte del carbón materias que deben ser rescatadas para reintegrar a La Arena ese pasado olvidado.

No lo tiene fácil un periodista como él para sacar tiempo libre. Es un trabajo sin horarios y en el que las preocupaciones, retos o proyectos no se dejan tras la puerta de la oficina cuando se sale de ella, pero Fernando siempre ha pensado que había que hacer algo más. Rescatar y explotar la historia de su pueblo. Construir un recorrido que enorgullezca a los oriundos e ilustre a los visitantes. «¿Si visitaras La Arena qué vendrías a ver?», es la pregunta que siempre ha hecho a los que le han rodeado cuando ha salido el tema. Y las respuestas han sido tan decepcionantes que insiste en la necesidad de recuperar el pasado marinero con la pesca de la angula como eje central.

El instrumento para lograr tan ambicioso objetivo, en el que seguramente necesitarán la implicación de los estamentos oficiales, ha sido la Asociación Cultural Garabuxada, cofundada en 2008 junto a Víctor Jesús Gijón y Vanesa Rodríguez. Desde que este grupo surgió, La Arena volvió a tener presencia en los medios. No lo dice él, tímido por naturaleza, lo sabemos en las redacciones que puntualmente recibimos información de todo lo que organizan. Si importante es hacer algo, más aún difundirlo. Fernando no necesita que eso se lo diga nadie. Facilitar el trabajo a compañeros que se desdoblan para llegar a todo garantiza un hueco en páginas y minutos en informativos que han ayudado a propagar sus múltiples actividades.

Son varias las líneas de trabajo que han llevado a cabo. Si hubiera que destacar alguna podría empezarse por uno de sus hitos: la creación del famoso Anguleru. El personaje nació cuando Garabuxada se planteó organizar una cabalgata para los críos del pueblo, pero tomar a Papá Noel como protagonista se les hacía sumamente duro. ¿A quién entonces? Pensaron en crear un carbonero, por el pasado del pueblo, descartado por ser demasiado parecido al Olentzero vasco. Se les ocurrió entonces el Anguleru, un simpático pescador con chubasquero y katiuskas amarillas dibujado por el también periodista avilesino Christian Barstch.

La cabalgata fue un éxito, pero lo más sorprendente llegó después. El Anguleru viajó más rápido de lo que ellos hubieran planificado por toda la geografía asturiana de la mano de profesores interinos que asistieron a aquella representación. Saben que su personaje está presente en unos cinco colegios de la Cuenca, que el libro de Anaya de Llingua le dedica una página y que el grupo Felpeyu ha interpretado un villancico sobre él. El Anguleru ha servido, también, de ejemplo para otras localidades como Candás, que han inventado a El Farolero.

Además de esta figura, pusieron en marcha de nuevo la San Silvestre, celebrada unos días antes del 31 para evitar la competencia con otras carreras más fuertes, y un museo fotográfico virtual en colaboración con esos vecinos que atesoran recuerdos e historia. Les gustarían publicar algún día una selección de ellas y que el libro estuviera en un hipotético espacio de la historia del pueblo en la biblioteca.

A Garabuxada hay que agradecer el aire nuevo insuflado a la procesión de San Telmo, de la mano de una agrupación de asociaciones que consiguió la Declaración de Interés Turístico Regional de la fiesta religiosa. Hay que decir que esta iniciativa le trajo un sinsabor con un vecino que le llevó a plantear su dimisión, aunque recapituló finalmente por el calor y apoyo mostrado por el resto del pueblo.

Fernando estudió Comunicación Audiovisual en Madrid, aunque el oficio lo aprendió en las televisiones locales, en las que con pocos medios tienes que sacar adelante una programación. De ahí que no olvide como escuela Tele Avilés y a Guillermo Palicio, que le dio libertad absoluta para crear programas y aceptar propuestas más arriesgas (recordemos que había pocos medios) en lugar de ir a lo fácil. Esa experiencia le sirvió para entrar como redactor de Proima-Zebrastur, encargarse de la coordinación a los tres meses y asumir la dirección de contenidos poco después. Puso en marcha programas de la TPA como 'Palmo a palmo', 'Terapia de grupo' o 'Conexión Asturias' y fue el creador de un personaje tan emblemático como 'La Marquesina', pionero del humor en la televisión autonómica y auténtico fenómeno al que luego seguiría El Chigre. Ahora continúa en la coordinación de 'Conexión Asturias', 'De hoy no pasa', 'Pueblos', 'Cantadera' y 'De Romandela'.

De romandela veremos estos días a Fernando por La Arena porque empieza la época fuerte de Garabuxada y del Angulero.

 

Fotos

Vídeos