«Las medidas contra la despoblación son a medio y largo plazo»

Rafael Puyol./OMAR ANTUÑA
Rafael Puyol. / OMAR ANTUÑA

«El envejecimiento también tiene aspectos positivos que debemos saber aprovechar, con nuevas oportunidades para la actividad»

F. DEL BUSTOLA GRANDA.

El envejecimiento y la despoblación fueron los dos grandes temas que ayer abordó el demógrafo Rafael Puyol, catedrático de Geografía Humana en la Universidad Complutense, en su intervención en los cursos de La Granda. Puyol recordó que la situación de envejecimiento de Asturias se produce en el contexto de una España que también envejece. «Llevo más de veinte años advirtiendo del problema demográfico, y a veces tengo la sensación de predicar en el desierto», apuntó con cierta ironía.

Animó a aplicar políticas para frenarlo, si bien defendió modificar el discurso excesivamente negativo sobre este proceso «ya que también hay elementos positivos, como la mayor longevidad y una mayor calidad de vida en esos años, con unas consecuencias económicas, políticas y sociales. Existen nuevas oportunidades para el consumo y la actividad». Y es que «no existe una solución milagro para el envejecimiento y deberemos aprender a convivir con él».

Puyol destacó como la evolución demográfica asturiana se encontraba muy vinculada a su situación económica, si bien ello no impide la necesidad de aplicar medidas políticas. Eso sí, recordó que los resultados siempre se verán «a medio y largo plazo. Con datos tan bajos como los que tenemos en Asturias no existen soluciones milagro». No obstante, algunos datos son tan malos para la región, como el número de mujeres en edad fértil, que una ligera recuperación siempre será positiva.

Así, Puyol defendió una combinación de medidas siendo «indispensable una política de ayuda a las familias, también en España». Aquí cabe un amplio paquete de acciones, que van desde facilitar el acceso a la vivienda, más medidas para la conciliación laboral y familiar, guarderías accesibles, entre otras. «No se recuperará un crecimiento rápido, pero a medio plazo podrá cambiarse la tendencia», apuntó.

El ponente también defendió medidas para atraer inmigrantes, incluyendo el talento que se ha ido de la región, que, de una manera más rápida, puede revertir los datos negativos de evolución natural de la población. Para Puyol se trata de una medida a corto plazo que se debe impulsar.

Además, Puyol reivindicó la necesidad de medidas para evitar el despoblamiento, poniendo como ejemplo el modelo escocés que, desde 1965, ha frenado la despoblación de los Highlands.

La clave fue crear un organismo con autonomía del poder político y capacidad financiera encargada de aplicar diferentes medidas. Sus objetivos se definen en un plan estratégico y evalúan periódicamente para corregir posibles fallos. La estrategia se basó en tres grandes líneas: asegurar un desarrollo económico con actividades no sólo agrarias; generar un sentimiento de orgullo hacia el terruño y desarrollar unos servicios públicos con calidad idéntica a los espacios urbanos. «Es un modelo exportable para Asturias», concluyó.

Más información