El mercado inmobiliario despega en Avilés con el impulso de las nuevas construcciones

El edificio que levanta Campelo en El Quirinal, durante su proceso de construcción. / MARIETA
El edificio que levanta Campelo en El Quirinal, durante su proceso de construcción. / MARIETA

En el último año las operaciones de compraventa de vivienda han crecido un 42%, y los pisos de protección se han duplicado

RUTH ARIAS AVILÉS.

La economía avilesina ha mejorado, y el mercado inmobiliario parece estar encontrando el camino una vez ajustados los precios, que están hoy muy por debajo de lo que costaban hace una década, cuando estalló la burbuja del ladrillo. Después de varios años de descenso y estancamiento, aunque muy alejado aún de los niveles de los años previos a la crisis, lo cierto es que en este último año el volumen de compraventas de viviendas se ha disparado de manera significativa, en buena medida por el empuje de las nuevas construcciones que se han levantado en zonas céntricas de la ciudad, como la Manzana de los Chaplin y El Quirinal.

Las operaciones inmobiliarias crecieron en el último año un 42%, y si comparamos con hace dos se llega al 48% de subida. Crecen tanto las compraventas de inmuebles de segunda mano, que siguen siendo el principal motor, pero se ha experimentado un crecimiento muy notable en viviendas nuevas y también protegidas, que en el último lustro apenas habían salido al mercado. Si hace dos años se registraron tan solo 36 operaciones de vivienda nueva, en este último ejercicio se ha llegado a las 112, es decir, se han multiplicado por tres. Las protegidas eran también poco más que anecdóticas, pero en este último año se han vendido hasta 113 de este tipo.

Que se construyan nuevas viviendas es un síntoma más que evidente de que el mercado vuelve a ponerse en marcha. No hay más que recordar que durante varios años no se veía una sola grúa en la ciudad. Ahora la construcción sigue siendo puntual, pero contínua, y todo hace pensar que seguirá a este mismo ritmo al menos en los próximos dos o tres años, ya que es posible construir en las mismas zonas en las que se está haciendo ahora, donde la recepción por parte de los compradores está siendo buena, tanto en Las Meanas como en El Quirinal, donde hay ahora mismo bloques en construcción y parcelas para continuar desarrollando estas unidades urbanísticas en ambos casos con nuevos edificios. También hay promociones en marcha de vivienda nueva en el casco histórico, donde se están rehabilitando cada vez más edificios.

Lo que es cierto es que se han terminado las grandes promociones, y ahora se opta por bloques de una treintena de pisos. Los promotores ya no arriesgan, pero el mercado les está acogiendo de buen grado y las nuevas construcciones se venden sobre plano y a buen ritmo.

La segunda mano

El mercado de segunda mano sigue siendo, no obstante, al que acuden la mayor parte de los compradores, limitados por la todavía escasa oferta de vivienda nueva que, además, es muy similar entre sí y se compone principalmente de pisos de entre 70 y 90 metros cuadrados con dos o tres dormitorios. Quien quiera algo diferente no tiene más remedio que buscar un piso usado, donde las opciones son mayores.

En el último año se registraron cerca de seiscientas compraventas de este tipo, en concreto 594, 120 más que hace un año y 155 más que hace dos. El crecimiento es constante y sostenido. El volumen nada tiene que ver con las 228 operaciones del año 2013, que fue particularmente malo para el sector.

Ahora, con la mejoría de la situación económica, los bancos más dispuestos a conceder hipotecas, y unos precios más ajustados a las posibilidades de los compradores, sobre todo en el caso de las viviendas usadas, el mercado ha comenzado a ver la luz. De este incremento de las ventas también se han visto beneficiadas las empresas de construcción especializadas en reformas, que ven como , año a año, su volumen de trabajo empieza a subir de manera importante.

Temas

Avilés