La música es un juego en Sabugo

Alumnos de primero observan cómo Eva Díaz monta una gaita.
/MARIETA
Alumnos de primero observan cómo Eva Díaz monta una gaita. / MARIETA

GAME enseña en el colegio los secretos del sonido y los instrumentos

C. DEL RÍO AVILÉS.

Se puede escuchar música o se puede disfrutarla. Esto segundo fue lo que se hizo ayer en el colegio público de Sabugo, que abrió sus puertas a GAME, un proyecto pedagógico-musical creado hace treinta años por docentes asturianos. Quince profesores forman un divertido grupo musical con evidentes dotes didácticas que, primero en los talleres y luego en el concierto, consigue la complicidad de los escolares, que disfrutan casi tanto como sus profesores. Porque la música está en todas partes, pero no como la presenta GAME (Grupo de Animación Musical Escolar).

La jornada empezó con diferentes talleres en función del curso. Con los de primero y segundo, por ejemplo, se trabajaron juegos musicales. Eva Díaz, profesora en Morcín, y Ángela Legaspi, docente en Llaranes, explicaron a una atenta clase el funcionamiento de instrumentos como la flauta travesera o la gaita. Tan ensimismados estaban que ni uno solo se movió cuando sonó la sirena que anunciaba el recreo. Allí siguieron interpretando la canción de Tomy, el perrito y otra serie de movimientos que luego llevaron la escenario de la Casa de la Cultura. Entre ellos se encontraba Vera Gallardo, dando sus primeros pasos en su futura carrera de actriz y cantante. Tenía clara su vocación antes, pero la experiencia de ayer la reafirmó. Le gustó mucho la hora larga que pasaron conociendo los instrumentos, pero sobre todo «el juego del pañuelo».

Con los mayores se trabajó dramatización, danza, música con instrumentos reciclados y percusión teatral, conceptos que GAME llevó a escena en un concierto por las músicas del mundo y con apartado especial para Asturias. «Un viaje con la fantasía, la imaginación y el entusiasmo», como advirtió el maestro de ceremonias, que comenzó con los profesores interpretando música con baquetas y con botellas de cristal con agua. Especial mención para el número de la marioneta que entusiasmó al respetable antes de pasar por la tonada y temas clásicos como 'A mí me gusta la gaita' o 'Chalaneru', interpretados a capella.

Durante hora y media, la música fue la protagonista de un concierto muy especial por la participación del alumnado con los números que previamente habían preparado en los talleres. Eva Díaz resumía el sentir general del grupo GAME al afirmar que habían sido unos alumnos «muy participativos».