«Necesitamos el área metropolitana, de lo contrario cerramos Asturias»

Pelayo García, Sonia Puente, Benjamín Méndez y Fernando Rubiera, durante la mesa redonda . / MARIETA
Pelayo García, Sonia Puente, Benjamín Méndez y Fernando Rubiera, durante la mesa redonda . / MARIETA

El geógrafo Benjamín Méndez y el economista Fernando Rubiera alertan del tiempo perdido y de las consecuencias económicas negativas

C. DEL RÍOAVILÉS.

Sesenta años después de que se pergeñara una primera idea acerca de la creación de una gran área metropolitana en el centro de la región que englobe entre 600.000 y 800.000 habitantes, la propuesta sigue sobre la mesa. Cinco municipios ya han firmado el convenio (Avilés, Gijón, Siero, Mieres y Langreo) y se espera que Oviedo se una ahora que municipios y administración regional se han renovado. Sobre la imperiosa necesidad de poner en marcha este proyecto hablaron ayer en el Centro de Servicios Universitarios de Avilés Benjamín Méndez, doctor en Geografía de la Universidad de Oviedo, y Fernando Rubiera, profesor titular de Economía urbana y regional de la misma institución, en una jornada organizada por la consejería de Fomento y el Colegio de Arquitectos de Asturias y moderada por la arquitecta urbanista Sonia Puente Landázuri.

En conversación con este periódico antes del inicio de su exposición, Rubiera advirtió de lo «alarmante» de las cifras de demografía de las tres principales ciudades de Asturias. «Por primera vez tanto Oviedo como Gijón y Avilés han empezado a perder población con un crecimiento negativo o próximo a cero. Las ciudades medias entran en declive y las únicas que están resistiendo son las grandes», subrayó.

Urge, por tanto, implantar un área metropolitana diseñada y organizada por 'proyectos'. El primero, por su capacidad vertebradora también visualmente, es la movilidad. Un concepto que apunta directamente hacia lo que hace veinte años se señalaba como un riesgo y hoy ya lo es una realidad: la dispersión geográfica y la contaminación. «Siempre se piensa que la contaminación por CO2 es por la industria, pero la fuente principal de emisión en casi todos los territorios es el vehículo. Aquí es una suma explosiva porque se suman las dos», indicó.

Otros 'proyectos' son la fiscalidad, dado que «la competencia en este sentido en cualquier nivel espacial es un desastre que perjudica a todos. Se ha visto en Europa, y en este nivel es aún más desastroso porque lleva a los municipios hacen rebajas fiscales y al final ninguno se lleva nada», reflexionó Rubiera. Hay, por tanto que pensar en una «ciudad real» puesto que la «competencia entre municipios no tiene mucho sentido», tal como apuntó Benjamín Menéndez.

«Hay que cohesionar»

«No se puede estar gobernando de manera diferente Avilés y Castrillón para muchas cosas, como puede ser la cuestión ecológica, y no hablamos de suprimir municipios, pero sí de cohesionar social y territorialmente la 'ciudad real'», continuó. «No tiene sentido, por ejemplo, que Siero y Oviedo se peleen por la instalación de Amazon u otros por los grados de la Universidad», se trata de «articular un proceso cuyos beneficios revierten en todos», añadió. De lo contrario, los expertos ven el futuro negro. «Se necesita el área central porque si no cerramos», vaticinó Menéndez.