«Necesitamos la economía circular porque el actual sistema es insostenible»

«Necesitamos la economía circular porque el actual sistema es insostenible»
Ana Fernández Iglesias, en el centro de I+D. / MARIETA

«Europa está a la cabeza de esta nueva manera de ver a la economía y el medio ambiente como socios, no como antagonistas»

FERNANDO DEL BUSTO AVILÉS.

Ana Fernández Iglesias (Avilés, 1983), es ingeniera química por la Universidad de Oviedo, especializada en Medio Ambiente por la Universidad de Magdeburgo; cuenta también con el título de embajadora de la economía circular desde el verano pasado tras ser seleccionada por la Fundación Advanced Leadership, dirigida por Juan Verde, el único español que formó parte del gabinete de Obama. El objetivo de estos embajadores es divulgar los conceptos de la Economía Circular. Esta tarde, a partir de las 19.30 horas estará en el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS, coordinada por Mercedes de Soignie, en una charla en el Centro de Servicios Universitarios.

-¿Cómo llega a la economía circular?

-Enfoqué mi carrera hacia el Medio Ambiente desde el principio. Ya son casi once años dedicada a este ámbito. En realidad ya trabajaba en varios aspectos de la economía circular, aunque no conocía el discurso ni los planteamientos de una manera planificada. El concepto se ha popularizado enormemente en los últimos dos años, especialmente en Europa, que está a la cabeza de esta nueva manera de ver la economía y el medio ambiente como socios indisolubles en lugar de antagonistas. Por eso me presenté a la convocatoria de Juan Verde el año pasado.

-¿Qué le atrajo?

-Me ofrecía la posibilidad de profundizar y organizar mi discurso. Además, por el hecho de trabajar en I+D, mi experiencia está ligada a la innovación, a la creación y el desarrollo de nuevas tecnologías que mejoren las ya existentes: la I+D y la innovación son elementos clave para lograr la transición a una verdadera Economía Circular.

-¿Cómo fue la experiencia?

-Fantástica. La cumbre en Madrid fue una experiencia única. No todos los días tienes la oportunidad de escuchar a gente como Obama o varios premios Nobel. Aparte de la formación en economía circular, también nos orientaron sobre cómo enfocar las charlas o hablar en público, que nunca viene mal. Muchos de los conceptos ya nos son familiares, porque la economía circular bebe de varias escuelas de pensamiento anteriores como la permacultura o la ecología industrial.

-¿Dónde está la novedad?

-Por primera vez se ha conseguido que se perciba como un cambio radical que comprende tanto políticas europeas, a escala nacional, regional y local, como políticas empresariales, que van desde multinacionales a pequeños negocios.

-¿Todo esto no es un poco bluf?

-Es un término del que quizá se esté abusando en algunos casos, pero eso no quiere decir que sea algo de moda que se cambiará por otro término el año que viene. Todo lo contrario. La economía del futuro será circular o no será. Es evidente que se debe cambiar la manera de consumir. El actual sistema es insostenible y pocos se atreven ya a negar esa evidencia. Los datos señalan que la temperatura creció cuatro grados entre 1884 y 2017. Hay un consenso científico y hay medidas comprobadas de multitud de fenómenos: acidificación de los océanos, retroceso de los glaciares, incremento acelerado del nivel del mar, aumento de los fenómenos meteorológicos extremos... No son estudios aislados, son hechos científicos comprobados por diversas fuentes fiables.