«El Rey no nombró presidente a Díaz-Alegría para no irritar a los militares»

«El Rey no nombró presidente a Díaz-Alegría para no irritar a los militares»
Pablo González-Pola, ayer durante su charla en el Aula de Cultura de LA VOZ, acompañado de Mercedes de Soignie. / MARIETA

El escritor Pablo González-Pola presentó ayer su biografía sobre el militar asturiano Manuel Díez-Alegría en el Aula de Cultura de LA VOZ

EVA FANJUL AVILÉS.

«La importancia de este libro es dar a conocer cómo Díez-Alegría trabajó para profesionalizar el ejército de manera que no interviniese en política y cómo esto, que propició una transición pacífica en España, a él le costó su carrera». De esta manera sintetizó ayer el escritor, historiador y exmilitar Pablo González -Pola la intención de su último libro 'preparando la transición: Manuel Díez Alegría'.

González-Pola presentó ayer esta obra biográfica dedicada a reconocer la figura del militar asturiano Díez-Alegría en el Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS. Mercedes de Soignie, coordinadora del Aula, acompañó al escritor gozoniego en el acto en el que se ofreció un análisis de la figura del general, de su labor y de las influencias vitales y académicas que le influyeron.

González Pola, teniente coronel en la reserva, se confesó «enamorado de la historia militar, en parte porque mi padre y mi hermano también fueron militares», apuntó.

El escritor y profesor universitario destacó su empeño en dar a conocer a la sociedad española «poco conocedora de las fuerzas armadas, un ejército desconocido», aseguró.

De Manuel Díez-Alegría le atrajo «su personalidad heterodoxa, su perfil tan alejado del militar típico, de mente abierta y liberal, culto y académico», señaló.

Según explicó González Polo, para escribir esta biografía «tuve la suerte de conocer a Fernando, al hijo del general, quien me abrió las puertas de la casa de su padre en Buelna, en cuyo desván se conservaban cajas con importantes documentos biográficos». El escritor explicó como se pasó un verano buceando en aquellas cajas donde halló fragmentos de unas memorias del propio militar que nunca llegó a acabar, el diario de su esposa y la correspondencia que mantuvo con su hijo. Allí «encontré su vida y encontré al hombre», afirmó.

En su relato, González Polo, explicó la fascinación que Díez-Alegría sentía por el ejército estadounidense, y cómo trabajó para que su concepto de profesionalización y estructura centralizada se emulase en España. «Promovió que los oficiales se formasen dentro y fuera de España, fundó el Centro Superior de Estudios de la Defensa Nacional para acercar a los militares a la realidad de la sociedad», explicó.

Su visión innovadora, que proponía un ejército despolitizado al servicio de la sociedad civil se dio de frente con la oposición del núcleo duro del franquismo, que acabó defenestrándolo tras su enfrentamiento en las Cortes con Blas Piñar y su apoyo a la despenalización de la objeción de conciencia. «Acusaron falsamente a Díez- Alegría de haber visitado Rumania sin permiso y haberse entrevistado allí con Carrillo. Después, lo cesaron como jefe del Alto Estado Mayor».

Aunque en la transición su nombre se barajó como posible presidente del gobierno o ministro, «El rey nunca le dio la presidencia para no irritar a los militares. Eran tiempos delicados», explicó.

Próximas citas

La apuesta del Aula de Cultura de LA VOZ DE AVILÉS por la salud y la difusión de los buenos hábitos de vida saludables centrarán la próxima cita del programa de este mes y así, el viernes de la próxima semana acudirá Paula García Tenorio, miembro del Comité Editorial de la plataforma É-Saúde y técnico de Salud Pública en el Servicio Gallego de Salud. En su caso la ponencia se centrará en el 'Ejercicio físico, calidad de vida y salud'.

El deporte dará continuidad a esa conferencia el 26 de octubre y lo hará de la mano de José Antonio Rodas, jefe de Servicios Médicos de la mutualidad de futbolistas de Asturias.

 

Fotos

Vídeos